Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 107º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

domingo, 18 de agosto de 2019 - 00:55 h

Secuelas de la Guerra (III)

Antonio Moreno Hurtado

Carmen Carrilero y Vaca, p...

Redacción / @anrajimo

Busto de Aguilar y Eslava ...

Antonio Suárez Cabello

Secuelas de la Guerra (II)

28.07.19 - Escrito por: Antonio Moreno Hurtado

La villa de Cabra pasa unos momentos de grave crisis al comienzo del siglo XIX. Crisis de ideas, crisis económica y crisis de natalidad. Una buena perspectiva del tema se puede ver en el libro Cabra en el siglo XIX, de José Calvo Poyato y José Luis Casas Sánchez, que también estudia con detalle las circunstancias que afectan a Cabra durante la Guerra de la Independencia, el tema de nuestro trabajo.

En un Cabildo celebrado por el Concejo de Cabra, el día 4 de abril de 1808, se recibe copia de una Real Provisión por la que el Rey Carlos IV abdica en favor del Príncipe de Asturias, don Fernando VIII. Dada en Aranjuez el día 19 de marzo de 1808. (AACC, año 1808, sin foliar)

Pero el pueblo de Cabra comienza a temer que las cosas no van bien cuando, en el Cabildo del día 25 de mayo de ese año, se recibe un traslado de la Real Provisión por la que el rey Carlos IV nombra al Gran Duque de Berg Teniente General del Reino. Berg era el jefe de las tropas de Napoleón. Carlos IV ordena al Consejo de Castilla, a la Junta Suprema de Gobierno y a todas las autoridades y ciudadanos que le obedezcan. Dada en Bayona, 4 de mayo de 1808.

Ya han llegado noticias de los hechos del 2 de mayo en Madrid y de las revueltas populares que empiezan a surgir en otras partes.

En el Cabildo del día 27 de mayo de 1808, presidido por el Corregidor don Francisco Javier López Duque, se recibe un escrito de "don Pedro Pablo de Valdecañas, Comandante de estos Cuatro Reinos de Andalucía para la persecución de contrabandistas y malhechores". Informa que la Suprema Junta de Gobierno, "recientemente creada en Sevilla para la defensa del Reino", le ha ordenado reclutar "a cuantos hombres puedan tomar las armas" para luchar contra los franceses y se faciliten "los auxilios compatibles con sus facultades". Recomienda que los voluntarios se incorporen "armados y montados", si es posible. Firman todos los asistentes, junto al escribano Joaquín Contreras.

A finales de mayo de 1808, el II conde de Valdecañas, don Pedro Pablo Valdecañas Ayllón de Lara (Lucena, 1758-1825), ya había reclutado entre Lucena y los pueblos cercanos a unos 4.000 hombres y 500 caballos, que iban a luchar contra los franceses en la batalla de Alcolea (7 de junio) y luego en la de Bailén (19 de julio). Se trataba de personas sin ninguna preparación militar, que iban a actuar a modo de guerrillas.

En Sevilla, el día 27 de mayo de 1808, se había fundado la llamada Junta Suprema de España e Indias, que iba a tener un papel importante en la resistencia militar del sur de España. La presidía el ex-Secretario de Estado Francisco de Saavedra. Tras su creación, la Junta se dirige a las ciudades importantes andaluzas, pidiendo la constitución de llamadas Juntas locales de Gobierno. En Cabra se recibe el día 29.

El día 2 de julio de 1808 se puso en marcha la Junta local de Gobierno de Cabra, que se iba a encargar, entre otras funciones, de controlar las bandas de malhechores de la comarca. En principio, iba a incluir las localidades de Carcabuey y Priego. Había quejas fundadas de la inseguridad del campo y de los caminos, en los que grupos de delincuentes se aprovechaban de los momentos de inseguridad y desconcierto para perpetrar sus fechorías.

El 6 de junio de ese año, la Junta Suprema había emitido una Declaración de Guerra al emperador de Francia, Napoleón I, con lo que se iniciaba, de manera oficial, la Guerra de Independencia Española.

El Gran Duque de Berg, Teniente General del Reino de España, nombrado por el rey Carlos IV, trata, entonces, de controlar la tropa española que estaba a sus órdenes, pero era tarde. Muchos soldados y oficiales se habían puesto ya a las órdenes de la Junta Suprema.

En el mes de septiembre, tras una negociación entre todas las Juntas provinciales y la anulación de las abdicaciones de Bayona por parte del Consejo de Castilla, se acuerda la creación de una Junta Suprema Central y Gubernativa del Reino que ejerciera los poderes ejecutivo y legislativo españoles durante la ocupación napoleónica de España y coordinara todas las acciones contra el enemigo. La iba a presidir el conde de Floridablanca, desde Aranjuez.

En el mes de noviembre de 1808, las tropas de Napoleón llegarían a España y tomarían Madrid, por lo que la Junta Suprema Central se vio obligada a
desplazarse, primero a Extremadura y luego a Sevilla, donde se establecería el día 16 de diciembre de 1808.

Volviendo a nuestra ciudad, digamos que, el día 20 de julio, Cabra celebró la victoria de Bailén con repiques generales de campanas y la celebración, en la iglesia mayor de un solemne "Te Deum".

En el Archivo Histórico Nacional se conservan dos informes de la Junta de Gobierno de Cabra, de fecha 17 de noviembre de 1808, dirigidos a la Suprema Junta Central y a su presidente, el conde de Floridablanca. (ESTADO,66,A,N.103-104)

En el primero de ellos, los componentes de la misma se quejan de la situación del país y se alegran de la constitución de la Junta Central "con el voto general y uniforme de todas las provincias del Reino, durante la opresión y ausencia de Nuestro Rey el Señor Don Fernando Séptimo". Se informa que, de acuerdo con la autoridad eclesiástica, se había celebrado en estos días un solemne "Te Deum" en la iglesia parroquial "para solemnizar tan feliz y apetecida noticia". Se dice que al acto habían asistido "ambos Cabildos, la Junta y Nobleza y el pueblo en general". Solemnidad a que también contribuyeron "las quatro comunidades Regulares y dos de Religiosas de este pueblo". Los vecinos, además, "manifestaron su júbilo y alegría, iluminando a porfía, por tres noches, sus casas y desahogando sus espíritus compungidos, usaron de algunos fuegos artificiales. Y ubo repetidos repiques de campanas".

A continuación, durante nueve días, se celebraron en todas las iglesias "rogativas por el feliz éxito de nuestras armas y victoria contra los enemigos".
Unos vecinos que, "poseídos del mayor entusiasmo, no han perdonado disputarse, a porfía, ser los primeros en concurrir a las acciones y ataques que sufrió Córdoba, y a los brillantes que se consiguieron entre Bailén y Andújar, de cuyos servicios dará esta Junta una posible idea a V. M."

El segundo escrito, mucho más amplio, es un informe detallado de las actividades de la Junta desde su constitución, hacía unos meses.

Se indica que, con anterioridad, se había recibido en Cabra con mucha ilusión la creación de la Junta Suprema de Sevilla, que les invitó a "que se alistasen y saliesen al encuentro del Exército tirano, que había pisado el suelo de estas Andalucías".

Que "su primer objeto fue el del alistamiento de hombres, caballos y recibir donativos".

Que los vecinos se habían alistado "sin prevalerse de ezepciones por ser casados, faltos de talla, Nobles, ni de otras causas, por justas que fueran". Que, en cuatro días, habían conseguido reunir un número de "combatientes como de unos quinientos, sesenta caballos y algunas armas", que participaron en el ataque "a las ventas de Alcolea, causándole al Exército enemigo mucho destroso".

Que, después, habían regresado al pueblo para reorganizarse e incorporarse al "Exército de Andalucía, bajo las órdenes de su General en Gefe don Francisco Xavier Castaños", con quien lucharon "asta después de averse concluido felizmente la Batalla entre la Ciudad de Andújar y Bailén, regresando a el seno de sus familias cubiertos de honores y triunfos".

En cuanto a la recaudación de dinero para los gastos de la guerra, citan un Cuaderno de Suscripciones en el que se detalla una recaudación, hasta finales de octubre, de 214-297 reales de vellón, incluidos 70.000 reales que se habían sacado de los fondos del Pósito. Con este dinero se había contribuido a los gastos de las tropas acuarteladas en Bujalance, Porcuna, Arjona, Arjonilla e incluso Bailén.

También se habían remitido víveres por valor de 50.000 reales y se había dado dos reales diarios a cada una de las viudas de Cabra que tenían hijos en la guerra.

Por otra parte, se había socorrido a tropas transeúntes, como las del general Vedel, de camino a la costa.

Por orden del Supremo Gobierno Central se habían reclutado 156 nuevos soldados y recaudado otros 64.000 reales, del reparto que correspondió a Cabra de los dos millones pedidos al "Reyno de Córdoba".

Que todo se había hecho por la buena voluntad y celo de una población de "unos dos mil quinientos vecinos" solamente.

La Junta de Gobierno de Córdoba, antes de fundirse con la de Sevilla, había condecorado al presidente de la de Cabra, el abogado y corregidor don Francisco Javier López Duque "por su asierto, asendrada conducta y actividad en dirigir las operaciones de ella, con los onores de Auditor de Guerra". También se había condecorado a los vocales don Juan Antonio Ruano y Aguilera, regidor decano y a don José del Castillo, administrador de Rentas Reales.

Se declara que el resto de vocales no ha solicitado distinción alguna, pero en el informe se hace elogio de los mismos y se sugiere algún tipo de condecoración para ellos.

Firman ambos documentos los componentes de la Junta local, el corregidor Javier López Duque, el vicario José María Güeto y Luque, los regidores Rafael Alcalde [Chinchilla], Felipe Gutiérrez de Quevedo y los Diputados del Común, Gregorio de Mora y Justo de Cuevas y Romero, que actúa de secretario.
Más adelante, el día 28 de diciembre de 1808, la Junta remite un nuevo informe a la Central, en términos semejantes al segundo que hemos analizado.
El comienzo del escrito, dirigido al conde de Floridablanca, hace referencia, precisamente, al memorial anterior. Lo lleva en mano uno de los vocales de la Junta, don Rafael de Alcalde Chinchilla, regidor del Concejo local. (Ibidem, 105)

A los datos ya citados, se añade que, últimamente, se había abierto en Cabra una Subscripción de Vestuarios para el Exército, de la que se venía encargando uno de los vocales de la Junta.

También se ha contribuido al alistamiento o requisisión de caballos, de los que ya se han llevado a Córdoba veinte costeados por el Pósito y doce por donativo de los vecinos.

Que, en los últimos días, se han recaudado más de 120.000 reales y se añade: "Ojalá Señor, quela Junta de esta Villa pudiera, con sus íntimos y verdaderos deseos que le animas, de patriotismo y asendrado amor a su suspirado Soberano, pudiera conseguir mayores ventajas y adelantamientos en los servicios del Pueblo que gobierna; pero no ha podido conseguir más fruto; y conoce es superabundante para las cortas Riquezas, Haciendas y Caudales que posee este vecindario" .

En esta ocasión, solamente firman tres personas. El corregidor y presidente y los vocales Ruano y Alcalde, regidores del Cabildo local.

En el expediente se encuentran las copias de dos escritos de contestación de la Suprema Junta, desde Sevilla.

En una de ellas, fechada el 11 de enero, se agradece "los sentimientos de obediencia, adhesión y amor al cuerpo soberano nacional, así como los esfuerzos y sacrificios que han hecho la Junta y ese vecindario en favor de la causa pública". (Ibidem, 106)

Mientras tanto, el día 22 de abril de 1809, la Junta de Córdoba pidió a la Suprema de Sevilla la supresión de la Junta de Cabra, en cumplimiento de la Real Orden de 1 de enero anterior. (Ibidem, 36)

La segunda carta de la Junta Suprema, fechada en Sevilla el día 5 de mayo de 1809, comunica a la de Cabra su disolución, por haber recuperado estas funciones "la Justicia y el Ayuntamiento, a quienes deben pertenecer de aquí en adelante... lo que no hace desmerecer en nada el concepto que esa Junta se ha grangeado por los muchos y eminentes servicios hechos a la causa pública. La Junta Suprema los conservará eternamente en su memoria, así para hacer el debido aprecio de ellos, como para las recompensas a que los individuos de esa Junta se han hecho acreedores".

Al pie del escrito se dice que esta resolución se enviará también a la Junta de Córdoba, "a los efectos convenientes". (Ibidem, 7)

No hemos podido localizar ninguna otra información sobre estas recompensas que se anuncian.

En el Archivo Histórico del Ayuntamiento de Cabra se conservan varios expedientes sobre las actividades de la Junta de Gobierno local, durante los años 1808 a 1810. (Caja 54, cuadernos 1 a 6).

En concreto, hay una copia de los informes de noviembre y diciembre de 1808 ya citados y un escrito de agradecimiento de la Junta Suprema, así como la Orden de disolución de 5 de mayo de 1809.

Por otra parte, solo nos resta decir que, a finales de 1808, la Junta local egabrense tenía noticias del envío de un centenar de prisioneros franceses para su custodia. Para ello se responsabiliza al teniente don Rafael Lugones. Los franceses estuvieron en Cabra en un estado de semilibertad vigilada, aunque hubo algunos conatos de agresión por parte de ciertos egabrenses, enardecidos por los acontecimientos de la guerra.



más artículos

Secuelas de la Guerra (III)

17.08.19 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Carmen Carrilero y Vaca, primera doctora en Farmacia de España.

13.08.19 - MUJERES EN LA ACADEMIA | Redacción / @anrajimo

Busto de Aguilar y Eslava regalado por el director Luis Herrera (1881)

12.08.19 - Archivo Histórico de la Fundación Aguilar y Eslava | Antonio Suárez Cabello

XXII Cursos "Música y Naturaleza". Concierto de orquesta, en el Teatro "El Jardinito" de Cabra. 10 AGO 2019.

12.08.19 | Rafael Nieto López

Secuelas de la guerra

08.07.19 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

La viñeta de Jairo

04.07.19 | Jairo Jiménez

Semblanza a la figura de D.ª Pilar Díez Jiménez-Castellanos, primera catedrática de Lengua Española y Literatura de Instituto en España y Premio Juan Valera 1944.

25.06.19 - DÍA DE VALERA 2019 | Salvador Guzmán Moral / Fundación Aguilar y Eslava

Carlitos Gardel como nunca se vio

17.06.19 | Manuel Guerrero Cabrera

Un sitio para Jiménez de Valenzuela

21.05.19 | Antonio Moreno Hurtado

CARLOS GARDEL. EL GRAN DESCONOCIDO DE ERASMO SILVA CABRERA (AVLIS)

05.05.19 | Manuel Guerrero Cabrera

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream