Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 105º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

jueves, 19 de octubre de 2017 - 09:28 h

Brígida Jiménez Herrera

Redacción

JUAN SOCA CORDÓN

Antonio Moreno Hurtado

Tratado de microbiología p...

Antonio Suárez Cabello / B...

FOTO: LOPC

12.10.17 EFEMÉRIDE AÑO CARANDELLIANO

El catedrático catalán Juan Carandell y Pericay llegó a Cabra por amor en 1917

LEANDRO SEQUEIROS / Catedrático (jubilado) de Paleontología / lsequeiros@probesi.org

Al abrirse el curso 1917-1918 (hace ahora cien años), el nuevo catedrático de Historia Natural y Fisiología e Higiene del Instituto de Cabra, don Juan Carandell y Pericay, inicia su entusiasta tarea en este centro.

Carandell va a permanecer en la ciudad de Cabra diez años, entre 1917 y 1927. Entre los 24 y los 34 años. El paso de la juventud a la madurez. Pero los biógrafos coinciden en afirmar que el amor hacia la que sería su esposa, Silveria Zurita Romero, fue una razón de peso para que un catalán eligiera la ciudad de Cabra.

En 1916, en su etapa de formación y de preparación de oposiciones a cátedra, Carandell conoció en Madrid a una joven dos años menor que él, de 21 años, alumna de la Institución Libre de Enseñanza. Silveria Zurita Romero había sido enviada por sus padres desde Bujalance para que se formara en Música y Pintura en Madrid.

Su padre, don Antonio Zurita Vera, era un hacendado y periodista de Bujalance y fue alcalde dos veces. Parece ser que Silveria acudía también a las clases de Eduardo Hernández Pacheco, catedrático de Geología de la Universidad de Madrid y jefe de la Sección de Geología y Paleontología del Museo Nacional de Ciencias Naturales, según testimonio de don Eduardo.

Pienso que sería de gran interés una investigación sobre esta mujer andaluza, inteligente y vivaz en una sociedad compleja. Su facilidad para las lenguas extranjeras fue de gran ayuda para su esposo. El amor entre ambos hizo que Juan Carandell, al aprobar las oposiciones, eligiera la plaza de Cabra.

Se conocen muchas cartas y documentos de esta época que obran en poder de las familias. El 7 de febrero de 1918, Juan y Silveria contraen matrimonio en Bujalance. Ya casados, ambos viajan con frecuencia de Madrid a Bujalance. Es una época en la que ambos frecuentan las salidas naturalistas al campo y a la Sierra de Cabra, unas veces solos y otras veces acompañados por profesores y alumnos del Instituto.

Se recuerda una frase de su suegro, Antonio Zurita, en una carta que el 15 de junio de 1917 dirige a su consuegro: "[Tendrá] además una compañera [Silveria] que no le será obstáculo para volar"...

El 24 de junio de 1920 nace su primer hijo, Juan. El 13 de mayo de 1923 su esposa da a luz en Bujalance a una niña: se llamará Irene, como Irene Pericay, su abuela paterna. Juan y Silveria pasan en Bujalance todo el tiempo que les es posible. A veces, Juan Carandell estará solo en Cabra debido a sus obligaciones como catedrático.

Este texto expresa el cariño hacia su tierra de adopción, la ciudad de Cabra. Pertenece a un artículo en La Opinión (20 de febrero de 1921): "Además, sería suficiente prueba de mi afecto a Cabra, pero no de relumbrón, mi actuación en servicio de la cultura en conferencias, lecciones y trabajos que, en crecido número, vengo efectuando desde que pisé esta tierra".

A mediados de julio de 1936, viaja con su suegro, Antonio Zurita, a Madrid. En algún sitio se ha escrito que viajaban para opositar a una plaza de Veterinaria. Pero parece que la razón era pasar unos días en su tierra. Viajó unos días antes que la familia para preparar el alojamiento, y también quería consultar en Madrid algunas cosas de una traducción del alemán.

El 18 de julio llega cuando está en Madrid de paso. Les sorprende la Guerra Civil española. Su suegro logra regresar a Andalucía, pero Juan Carandell cree que puede llegar a su destino. Queda así separado geográficamente de su familia, a la que no volverá a ver más.

El 30 de septiembre de 1937, fallece Juan Carandell en Pals, en casa de Francisco Trias, de tuberculosis. Sus restos descansan ahora en un nicho en el cementerio de Pals. Poco antes había escrito a un amigo: "La muerte, si ha de venir, vendrá; y me encontrará en la mejor actitud: trabajando".

más noticias

Apertura de curso en el Instituto-Fundación Aguilar y Eslava

16.10.17 - EDUCACIÓN | Redacción / FAYE

16 de octubre: día europeo de la parada cardíaca

14.10.17 - SALUD | Redacción

Jornadas Europeas de Patrimonio 2017

13.10.17 - PATRIMONIO | Redacción / NdPJA

12.10.17 - TURISMO | Redacción / NdPCP

Curso de facilitación de grupos

10.10.17 - FORMACIÓN | Redacción / NdPA

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream