Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 108º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

domingo, 31 de mayo de 2020 - 14:50 h

Museos con alma. Conócete ...

Antonio Ramón Jiménez Montes

El tiempo

Mercedes de la Fuente Arranz

La pequeña vida oculta que...

Juan Antonio García Barrera

Carta a la censura

28.02.2007 - Escrito por: José M. Jiménez Migueles

Taimada y asquerosa censura,

No quiero parecer víctima de algo que nunca he sido, no pretendo ni tan siquiera ser vocero de una repelente realidad como eres tú. Y mucho menos ser cómplice de tu callada acción, de tu engreída existencia ni de tu ausente presencia.

Fueron muchos los años en la que actuaste como la mano izquierda del dictador. Su derecha, dicen, era para el bastón de mando, para el rifle de caza o para la caña de pescar con la que, perfectamente trajeado, el muchachito presumía de pescar salmones de 9 kilos. Hay que joderse. A lo que iba, a su izquierda conseguiste callar poetas, políticos, artistas, cineastas, científicos e incluso fusilaste a personas de condición humilde que, mucho más nobles que tú, presumían de tener una ideología diferente. Disfrazada de NO-DO (NO Doy lo que no me salga de mis cojones), ataviada de cacique, revestida de ignorancia y empujada por el miedo que bien sabías que causabas. Dedo índice seleccionador de cargos políticos, mordaza de inteligencia y anuladora de espíritu crítico. Vil servidora de dictadura, de represión y caradura. Enemiga de la palabra, cobarde rencorosa que negaste la expresión a todos aquellos que rezaban durante la noche al diablo para que te arrastrara al infierno.


A pesar de todo, cabrona, existes. Estás en el mundo de hoy. Que le pregunten a José María García, que le pregunten. Pero has aprendido. Sabes cómo actuar sin que la gente apalee tu sentido, sin que desprecien tu maldito nombre. ¿O es que acaso no estás enclaustrada entre las rejas del GAL?¿Ni a la sombra del Pentágono? ¿No estás escondida en los cajones de los grandes periódicos españoles, que cuando quieran pueden destaparte y sorprender a medio país? ¿O no estás presidiendo altas decisiones políticas, que, flanqueadas por intereses de partido, a muchos de nosotros se nos escapa el por qué de ciertas decisiones? ¿Y no existe censura en gran parte de los países de este mundo? Si es que incluso estás ubicada en la chirigota de Montilla, o incluso en este maravilloso mundo de los blogs, donde muchos temen expresar su opinión por el miedo a las represalias que se puedan sufrir en un momento dado.

Fíjate cómo eres que hasta estás instalada en mi pueblo. De alguna u otra forma, has conseguido ubicarte en la conciencia de muchos de nosotros, que nos pensamos tres, cuatro y hasta cinco veces el escribir alguna crítica que, después, pueda suponer cierta represión política, administrativa o incluso personal de los cuatro solipsistas que se pasean por Cabra, y que se creen con derecho a avasallar nuestras opiniones. Tan astuta, que haces creer a mentes malcriadas que desde este periódico se censuran ideologías políticas del signo que sean. Pobres recaudadores de votos, qué lejos están de la realidad. Del miedo al qué dirán, del temor a que tu libertad de expresión no afecte a tu puesto de trabajo, de que te nieguen el saludo por la calle tú eres la única responsable, que ejerces de silenciador intelectual de los que nos gusta decir lo que pensamos y que ejerces de escudo defensor de aquellos que hacen de este juego el suyo.

Y tu origen se encuentra desde el principio de la Creación. Ya se lo advirtió el Creador a Eva. Y ella poco tardó en coger la manzana de aquel árbol prohibido. ¿Fue el principio de la censura o fue el principio de la rebelión? ¿Fue le primer combate entre deseo y prohibición? No sé. Si sé que este combate cobra actualidad cada día. Porque estás presente. Y ante tu presencia, sólo cabe combatirte con la palabra, la inteligencia, el sentido crítico, la libertad y la verdad. Puede que de esta forma no acabemos contigo. Sé que eres invencible. Pero sí conseguiremos callarte. Lo que tú llevas haciendo con nosotros desde que unos cuantos inventaron el poder.

más artículos

Museos con alma. Conócete de nuevo.

17.05.20 - DIM 18 DE MAYO | Antonio Ramón Jiménez Montes

El tiempo

17.05.20 | Mercedes de la Fuente Arranz

Aumentan los incentivos al micromecenazgo para todos los fines de interés general

12.05.20 - FUNDACIONES | Redacción / AEF

La posesión de balón

02.04.20 - CORONAVIRUS | Alejandro García Rosal

Las majestades de Occidente

11.01.20 | José Manuel Jiménez Migueles

Entrega de las Medallas de Oro de Andalucía

01.03.19 | Alejandro García Rosal

Ruido

02.12.18 | Javier Vilaplana Ruiz

Yonka Zarco en el "Club de lectura" de Por Amor al Arte

30.09.18 | Antonio Suárez Cabello

Lecturas de verano: De vidas ajenas

31.08.18 | Javier Vilaplana Ruiz

Flamenco se escribe con "C" de Cabra

05.08.18 | @anrajimo

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream