Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 108º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

viernes, 27 de noviembre de 2020 - 03:43 h

Las capillas barrocas de l...

Antonio Moreno Hurtado

Otros Silfos y Dríades

Antonio Serrano Ballesteros

MANUEL OSUNA BUJALANCE, 19...

Lourdes Pérez Moral

María Consolación Villavicencio, viuda de Dionisio Alcalá Galiano

26.10.20 - Escrito por: Antonio Suárez Cabello

Sobrecoge profundamente la lectura de un escrito firmado por María Consolación Villavicencio, viuda de Dionisio Alcalá Galiano, fechado un mes después de su muerte en la batalla naval de Trafalgar, acontecida el 21 de octubre de 1805 con la derrota de la flota franco-española a manos británicas.

Dicho documento se conserva en el expediente del insigne egabrense en el Archivo General de la Marina Álvaro de Bazán en El Viso del Marqués (Ciudad Real), que visité en alguna que otra ocasión. Dionisio Alcalá Galiano contrajo matrimonio con María Consolación Fernández de Villavicencio y Serna en Medina Sidonia, el día 22 de enero de 1788, trasladando posteriormente su residencia familiar a Cádiz. Allí nacieron sus dos descendientes, Antonio María y Manuela.

Como reproducimos la carta en imagen junto al artículo, nos permitimos intercalar en los fragmentos de la transcripción algunos comentarios que pueden situarnos en el contexto histórico de la misma. El destinatario de la epístola no es otro que Manuel de Godoy y Álvarez de Faria, primer ministro y favorito del monarca Carlos IV, conocido también como Príncipe de la Paz y Generalísimo (1801-1808). A él se dirige demandando amparo, llena de "tribulación y amargura" por la muerte del destacado marino, militar y científico, excusando "importunar" la atención del noble y político español:

"Excelentísimo Señor Generalísimo.
Doña María de la Consolación Villavicencio de Galiano, viuda del brigadier de la Real Armada don Dionisio Alcalá Galiano, llega con la debida confianza, llena de tribulación y de amargura, a implorar la protección de V. E. en su viudez, y sus apuros no le permiten la sensibilidad de su corazón, ni la magnitud de su pena manifestar a V. E. la que la conduce a importunar su atención, mayormente siendo tan notoria en el Reino la pérdida del citado su esposo, como la heroicidad con que sacrificó toda su vida en honor y lustre de su profesión y de nuestra Nación".


Prosigue doña María de la Consolación exteriorizando que el nombre de Dionisio Alcalá Galiano queda encumbrado "por haber evidenciado en su gloriosa muerte que no era menos digno de la fama que había adquirido por su pluma y sus progresos literarios que por su espíritu militar y por su espada", recordándole el buen concepto que tenía del héroe: "V. E., el más justo apreciador de estas recomendables circunstancias se dignó a escribirle, en 24 de marzo último, diciéndole que le conceptuaba un buen militar y miraba con todo placer las cosas que le hacían referencia a su persona, que recibiría la más singular complacencia en interponer por él sus oficios, y que celebraría infinito ver premiado en el hijo los servicios y méritos de un padre tan recomendable".

En el expediente de Alcalá Galiano mencionado, localizamos alusiones al joven en un escrito fechado el 5 de abril de 1805 y dirigido a Godoy: "Mi muy venerado generalísimo y protector", dice. Es posible que sea la respuesta a lo anterior. Don Dionisio habla de la situación de Antonio María, 15 años, elogiando que es un aventajado en latinidad, que habla bien el francés y el italiano y medianamente el inglés. Explica que, debido a su salud, no lo considera "capaz de las fatigas de la carrera militar" y, que, tutelada bien su educación hasta la edad de 18 o 20 años, "podrá saber alemán y tener algunos conocimientos en el derecho público y de gentes, de modo que para entonces estará apto para ser un buen joven de lenguas". Esta es, en definitiva la gracia que pide, y que llenaría sus deseos y los de su madre.

Volviendo a doña María Consolación, esta, en su desventurada situación, pide al "Generalísimo" por los hijos ante su orfandad: "El realce que a unos merecimientos tales y tan dignos de la estima de V. E. ha dado el honroso fin de la existencia de mi buen marido, no se oculta al sublime conocimiento de V. E. y los que hizo adquirir a su hijo Antonio María con la más esmerada educación, posesión de varios idiomas y de las ciencias exactas son bien notorios en esta ciudad, por lo que sin pasión de madre puedo asegurar a V. E. que no desmerece la benignidad del Soberano, ni la ofrecida protección de V. E. a que se acogen rendidamente esta infeliz viuda y desvalidos huérfanos, rogando le tenga la bondad de inclinar el Real Ánimo de S. M. a que se digne continuarle el sueldo íntegro del difunto, con reversión a sus hijos si la sobreviven, como lo ha concedido en otras ocasiones a varias viudas militares; a su hija los gajes de camarista de la Reina Ntra. Sra. y el referido Antonio María agregación a la Secretaría de Estado, mediante su particular intercesión e inclinación decidida a la carrera diplomática".

También solicita juntamente para Antonio María "la Encomienda del Orden de Alcántara que goza su abuelo, el mariscal de campo D. Antonio Alcalá Galiano, después de sus días, para que tenga en todos un público testimonio de la dignación del Rey y de la ilustrada y piadosa interposición de V.E. de que esperan todo lo expuesto, en esta su reverente súplica, la viuda e hijos de tan desgraciado como benemérito oficial, sacrificado en servicio de su Rey y de su Patria".

La misiva está fechada en Cádiz, el 26 de noviembre de 1805, y firmada y rubricada por María Consolación Villavicencio.

Antonio Alcalá Galiano, en sus MEMORIAS, recuerda estas circunstancias: "Chocó lo mucho que pedía mi madre para sí y en nuestro nombre, reducido a que se le diese el goce del sueldo de su marido difunto, a mí un nombramiento de oficial agregado a la Secretaría de Estado, y a mi hermana la gracia de camarista. Lo único que conseguimos fue participar de las gracias comunes a cuantos habían estado en el combate de Trafalgar".

También encontramos en estas MEMORIAS evocaciones a la encomienda de la Orden de Alcántara, que recogemos literalmente: "Mi abuelo, don Antonio Alcalá Galiano y Pareja, era teniente coronel del regimiento de milicias provinciales de Bujalance. Poseía el mayorazgo de la casa y servía en milicias, como solían en aquella época los caballeros de tierra adentro. Después pasó a coronel del regimiento provincial de Écija. En la guerra del Rosellón, en 1793 y 1794, se distinguió por su valor y tuvo la fortuna de contribuir a la gloriosa defensa de Bellegarde, a la par casi con su gobernador. Siendo ésta una de las pocas defensas honrosas al nombre español hechas en aquellas campañas de poco lustre y muy mala fortuna. Siguióse de ahí ascender a brigadier de ejército, y al fin de su vida a mariscal de campo, y obtener una buena encomienda en la Orden de Alcántara, de que fue caballero, así como mi padre, su hijo, y los dos hermanos de mi madre, mirando yo siempre por esto la cruz verde con singular respeto y cariño".

más artículos

Las capillas barrocas de la Parroquia de la Asunción y Ángeles (III)

22.11.20 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Otros Silfos y Dríades

16.11.20 | Antonio Serrano Ballesteros

Las capillas barrocas de la Parroquia de la Asunción y Ángeles (II)

12.11.20 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Letrillas populares

05.11.20 | Antonio Serrano Ballesteros

Gardel a Barcelona i la febre del tango, de Xavier Febrés

04.11.20 | Manuel Guerrero Cabrera

Las capillas barrocas de la Parroquia de la Asunción y Ángeles (I)

04.11.20 | Antonio Moreno Hurtado

LA CANCIÓN DEL OLVIDO (II)

26.10.20 | Lourdes Pérez Moral

Sonetos adolescentes

26.10.20 | Antonio Serrano Ballesteros

De Mezquita a Parroquia (III)

21.10.20 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Otros silfos y dríades

19.10.20 | Antonio Serrano Ballesteros

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream