Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 108º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

jueves, 22 de octubre de 2020 - 03:02 h

De Mezquita a Parroquia (III)

Antonio Moreno Hurtado

Otros silfos y dríades

Antonio Serrano Ballesteros

Precioso concierto "Día de...

Rafael Nieto López

De Mezquita a Parroquia (II)

14.10.20 - Escrito por: Antonio Moreno Hurtado

Los años 1550 y 1551 fueron muy abundantes en trigo y otros granos, lo que condujo a una gran rebaja de los precios. Según una crónica de ese tiempo, la fanega de pan llegó a valer menos de tres reales.

Sin embargo, en 1556, en que la cosecha fue muy corta, la fanega de trigo se vendía a 24 reales. Lo que llevaba a la ruina y el hambre a los niveles sociales más humildes. Unos años de sequía que se alternaban con lluvias muy fuertes, lo que influía decisivamente en el campo y sus productos.

En el año 1558 toma posesión como obispo de Córdoba don Diego de Álava y Esquivel, que iba a ordenar la construcción de una torre exenta de campanas para esta iglesia.

El día 31 de julio de 1560, el Obrero de Fábrica Hernán García Rabadán paga 4.500 maravedíes al maestro Durango "por la traça y condiciones de la torre y maestría y días que en la obra de la dicha torre se ocupó de yr a Cabra desde esta ciudad de Córdova".

El día 30 de mayo de 1561, el Obrero de Fábrica García Rabadán comparece ante el señor Visitador y declara que "por mandamiento del señor don Juan de Córdova, Deán de la catedral" y Provisor en Sede Vacante, había comprado unas casas cercanas a la iglesia, conocidas como Casas del Mayorazgo, "para hacer una torre por precio y contia de setenta mill maravedís", por lo que solicita se le descuente esta cantidad. Don Juan de Córdoba, luego Abad de Rute, era hijo del III conde de Cabra y de doña Francisca de Zúñiga.

Un año después, el 31 de mayo de 1562, el nuevo Obrero de Fábrica, Rodrigo Ramírez, declara los gastos hechos "en ahondar la çanja de la torre y apuntalarla y en hacer una paredeja junto a la dicha çanja hacia la parte de la calle, dende veinte y seis días del mes de junio de mil e quinientos y cinquenta y nueve hasta en fin del dicho año, es lo siguiente y así mismo en hacer un pedaço de tejado de la dicha iglesia, que se hundió en la capilla mayor; y en reparar los tejados de la iglesia se gastó lo siguiente":

- Tejas, 1.050, 1.700 mrs.
- Ladrillos, 1.000, 1.553 mrs.
- Yeso, 14 cahíces y 3 fanegas, 2.473 mrs.
- Cal, 20 cahíces, 491 mrs.
- Piedra de grano, 36 carretada, 1.469 mrs.
- Canteros, 1.618 mrs.
- Maestros y peones, 15.078 mrs.
- Asneros en la saca de tierra, 4.433 mrs.

- Martín de la Torre: "Descargansele al dicho obrero, sigún su libro y mandamiento del señor Provisor respectivo, tres mil y seiscientos y doce maravedís, que dio y pagó a Martín de la Torre de nuebe días que dicen que asistió a ver hacer la dicha obra y del salario que la dicha obra daba a Durango, maestro".
Lo que indica que el maestro mayor cobraba doce reales diarios, incluidos los gastos del viaje.

Por otra parte, el miércoles 13 de agosto de 1561, Pedro Pablos, un antiguo escribano vecino de Cabra, depositó en la iglesia mayor, en presencia del escribano Diego de Córdoba, "un Cristo de madera y barniz, con dos ladrones de lo mismo". La talla procedía de Méjico, de donde la remitía su yerno Luis Fernández Martínez, para un posterior traslado a Málaga, que jamás se realizaría.

El vicario don Diego Fernández del Pozo decidió que este Crucificado fuera depositado en la nueva capilla de Nuestra Señora de la Antigua, que pertenecía ahora al regidor Antonio Enríquez de Herrera. Hacia el año 1590, el grupo escultórico se encontraba en el coro de dicha iglesia y cinco años más tarde se le haría altar en el lugar en que luego se construiría su capilla. Un espacio que sería conocido como "el altar del Cristo".

Las Cuentas de Fábrica de la iglesia del año 1563 recogen un pago de 1.496 maravedíes, el día 22 de septiembre, a Hernán Ruiz II, Maestro Mayor del obispado, "de quatro días que se ocupó de venir a esta villa a hacer muestra de la iglesia". Se trata de la segunda fase de la gran obra de ampliación de la iglesia de la Asunción, siendo obispo don Cristóbal de Roxas y Sandoval. En ese tiempo era Vicario el licenciado Diego Fernández del Pozo.

En el mismo día 22 de septiembre de 1563, se presentan las cuentas de los gastos hechos hasta ese momento. Dice así:

"Obra. Maestro Mayor. Descárgansele más al dicho obrero ciento y sesenta e quatro mil e quinientos y sesenta y ocho maravedíes que pagó a Juan Ruiz de Santiago, maestro mayor de la obra de la iglesia de esta villa, para sí e para los maestros y peones como se lo mandó por mandamientos de los señores provisores e por carta de pago del susodicho e por mandado del señor licenciado del Pozo, Vicario. Los mandamientos son del señor Maestrescuela, Provisor Sede Vacante y del señor licenciado Gonzalo Meléndez, Provisor Sede Vacante".

- Ladrillos, 40.000, 4.480 mrs.
- Sogas, espuertas, criba, maroma, 6.626 mrs.
- Haza comprada para cantera, 30.034 mrs.
- Arena, 464 cargas, 2.453 mrs.
- Gasto menudo, 3.604 mrs.
- Atanores, 2.000 mrs.
- Cal, 250 cahíces, 37.794 mrs.
- Clavos y astiles, 1.321 mrs.
- Piedra, 240 varas, 11.040 mrs.
- Piedra, 447 varas, 23.198 mrs.
- Carreteros, 16.239 mrs.
- Carreteros, 12.740 mrs.
- Hierro, 6.718 mrs.
- Taller para labrar piedra 2.308 mrs.
- Carpintería: o torno para subir la piedra, 3.156 mrs.
- Álamos, costales y agujas, 3.655 mrs.
- Yeso, 6 cargas para los arcos de los altares, 1.632 mrs.
- Piedra jabaluna, 100 carretadas, 3.893 mrs.
- Peñarredonda: "Descargansele cinco ducados que pagó a Sebastián de Peñarredonda porque vino a visitar la obra de la iglesia e gastó cinco días en esto", 1.875 mrs.

La obra tenía tal importancia, que la iglesia decide comprar una haza para hacer una cantera de donde extraer la piedra necesaria para la misma.

En cuanto a la torre exenta de campanas, hubo algún tipo de inconvenientes que hicieron parar las obras. Un documento muy deteriorado, de lectura difícil, nos habla de un incidente "de una tapia y una zanja" por ese tiempo, en el que, al parecer, hubo heridos, lo que nos permite deducir que se trataba de la obra de la torre.

Pero, unos años después, la iglesia haría un nuevo proyecto. El Concejo, Justicia y Regimiento de Cabra, en un Cabildo celebrado el día 12 de julio de 1569, nos da noticia de ello. Preside Simón Ruiz, alcalde ordinario y actúa como escribano Gonzalo de Silva. Asisten al mismo Bartolomé de Siruela, alcalde ordinario, Bartolomé García Gutiérrez, Alonso Martín Palomeque, Gonzalo Siruela, Hernán López de Úbeda, Cristóbal Hernández Tejeiro, Andrés Martínez, Francisco Fernández de Aranda y Marcos Carrillo, regidores.

"En este Cabildo se señaló por los dichos señores cómo el Cabildo de la Iglesia mayor, sin embargo de haberle notificado no procediese en la obra de la torre por ser tocante a los vecinos de esta Villa, todavía lo haze". Se acuerda que "se escriba a Su Excelencia de Mi Señora la duquesa sobre ello, para que Su Excelencia mande lo que se a de hacer y se cometió al señor Francisco de Bozmediano, regidor, e a mí el escribano del Cabildo"

Pero la obra de la torre exenta siguió adelante, pese a la resistencia del Concejo local.

Con ocasión de una visita a Cabra, el día 16 de octubre de 1570, el Visitador General del obispado ordena "que se haga una tribuna en la yglesia en lo alto, donde agora está el coro, sobre las basas de los mármoles y que el órgano se quite de donde está y se ponga en el lugar más conveniente que al Vicario le parezca.

Iten que los arcos que están ocupados que se vazíen y se echen sus mármoles como quedó planeado".

Y una nueva orden sobre la torre:

"Iten que se haga una torre sobre la Puerta de la Villa ques donde es cárcel de los caballeros, si su Excelencia la Señor Marquesa diese licencia para ello, para todo lo qual se le dio mandamiento al dicho obrero".

En el actual campanario de la parroquia se conserva una campana, llamada de las Agonías, que tiene la siguiente inscripción:

"Laudate Dominum in cimbalis jubilationis in cimbalis bene sonantibus / Anno MDLXXI / Gloria tibi Domine / Maria Mater Gratiae / Mater Misericordiae / Tu nos salvos ab oste protege / et ora mortis suscipe".

Lo que demuestra su fundición para ser instalada en la torre exenta de las campanas, en el año 1571, siendo vicario el licenciado Diego Fernández del Pozo.
Una torre que lleva casi cuatro siglos y medio anunciando acontecimientos en Cabra.

Por otra parte, la construcción de la nave norte sigue su curso. Se ha derribado el muro antiguo para colocar las columnas correspondientes y levantar un nuevo muro de cerramiento, tomando un trozo de la Plaza Alta. En este paramento, frente a la puerta sur, se abriría otra puerta que daba acceso al convento de capuchinos y al castillo. Se continúa, también, la obra interior de la tribuna del órgano, que iba a durar casi dos años.

En la visita realizada el día 10 de abril de 1572, por el licenciado don Diego Hernández, Visitador del Obispado, Juan Pérez Cabrillana, Obrero de Fábrica, presenta una relación con los gastos realizados en la obra de la tribuna y de la nave lateral de la iglesia de la Asunción.

- Por compra de pino, 14 pinos, 29.580 mrs.
- Traída de estos desde el Campo de la Verdad, 4.865 mrs.
- Al carpintero Jerónimo Hernández, 13.600 mrs.
- Nueve columnas, con basas y capiteles, 19.082 mrs.
- Acarreo de columnas, 7.038 mrs.
- A Juan de la Reñiga, a su hijo [Juan Vizcaino de la Reñiga] y a Domingo Marquina, canteros, por la labra de columnas y escalera para la tribuna, 15.848 mrs.
- Acarreo de dos álamos blancos, 408 mrs.
- Por 569 cargas de yeso, 22.921 mrs.
- Por 39 cahíces y tres fanegas de cal, 10.072 mrs.
- Maestros y peones "que labraron en la iglesia en quitar el coro y los posteles de yeso y en meter los mármoles y en començar a hacer las escaleras para el coro", 67.061 mrs.
- En herramientas y clavos y una espiocha "que se compró para la obra que se hizo en la iglesia cuando se vaziaron los posteles", 3.232 mrs.

Ahí se encuentran, pues, las nueve columnas de la nueva hilera de la nave norte, los nombres de los canteros y la fecha de su colocación.

Por esos días, se labra capilla en la cabecera de la nueva nave colateral, correspondiente a la puerta norte de la Iglesia. Dotada de altar y sepultura, se dedicaría a San Sebastián y a Nuestra Señora del Carmen. La fundó el presbítero don Diego Ascanio de la Cruz, cuyo Patronato pasaría después a Melchor de Morales Negrete y Ascanio. Allí estaba, también, el entierro de los Fernández de la Cruz, patronos de la capilla vecina.

Por otra parte, en la misma Visita, de 10 de abril de 1572, el Obrero Juan Pérez Cabrillana rinde cuentas de los gastos realizados en la construcción de la torre exenta de las campanas, hasta ese día.

- Por 107 cahíces y dos fanegas de cal, 27.241 mrs.
- Por 30.770 ladrillos, 46.455 mrs.
- Maestros y peones, 55. 413 mrs.
- Por 13 cahíces y una fanega de yeso, 3.710 mrs.
- 25 vigas de pino para esta obra, 2.771 mrs.
- Subida de las campanas, 2.856 mrs.

Pero siguen quedando detalles por corregir.

En la visita del año 1575, el Obrero justifica un pago de "tres mil y dozientos y noventa y ocho maravedíes que, según relación de su libro, dixo aver gastado en labrar una columna de mármol y tres capiteles para meter en los arcos de la iglesia. Mostró conocimiento".

A mediados de 1583 aparecen los primeros brotes de peste en Cabra. Un regidor denuncia que se están enterrando gitanos en el Ejido y en muladares y se acuerda pedir al Obispado que se autorice a enterrarlos en las tres ermitas de la localidad o incluso hacerlo por la fuerza si el clero se niega a ello. En un Cabildo General abierto, celebrado el día 1 de julio de 1583, se acuerda fundar un hospital de apestados, nombrándose un médico y un barbero para su atención. El licenciado Ribera cobraría un ducado diario y el barbero cuatro reales. Dos días después, en un nuevo Cabildo General se decide establecer el hospital en la iglesia de San Juan Bautista. Se acuerda tapar las dos calles que conducen a la iglesia y abrir un hueco en la muralla que da a la calle de la Fuente de San Juan para sacar los muertos, así como tomar la casa de Ambrosio Texedor para los sirvientes. La epidemia dura dos meses, de lo que dan testimonio los dos médicos de la localidad, los licenciados Gonzalo de Ribera y Juan Jurado de Aranda.

(continuará)


más artículos

De Mezquita a Parroquia (III)

21.10.20 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Otros silfos y dríades

19.10.20 | Antonio Serrano Ballesteros

Precioso concierto "Día de la Hispanidad", por la BANDA DE MÚSICA DE CABRA en el Teatro "El Jardinito", el pasado 10 de octubre de 2.020

19.10.20 | Rafael Nieto López

Pasatiempos con beneficios para nuestra salud mental

11.10.20 | Redacción / IFEEL

Letrillas populares

07.10.20 | Antonio Serrano Ballesteros

De Mezquita a Parroquia (I)

03.10.20 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Carlos Gardel de Muñoz y Sampayo

03.10.20 | Manuel Guerrero Cabrera

Sonetos adolescentes

02.10.20 | Antonio Serrano Ballesteros

La capilla de los santos Cosme y Damián (y III)

27.09.20 | Antonio Moreno Hurtado

La historia en plano

27.09.20 - HISTORIA | Lourdes Pérez Moral

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream