Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 108º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

miércoles, 30 de septiembre de 2020 - 19:49 h

La capilla de los santos C...

Antonio Moreno Hurtado

La historia en plano

Lourdes Pérez Moral

La capilla de los santos C...

Antonio Moreno Hurtado

La capilla de los santos Cosme y Damián (II)

14.09.20 - Escrito por: Antonio Moreno Hurtado

Por otra parte, los bienes de la capilla y capellanía han ido aumentando. El día 10 de marzo de 1562, ante el escribano Diego de Córdoba Montenegro, Melchor de Luque otorga una escritura de obligación en favor de la capilla de los Santos Cosme y Damián.

Don Bartolomé de Valera, "clérigo presbítero, capellán perpetuo que soy de la capellanía de San Cosme y San Damián que instituyó y fundó en la iglesia mayor de esta villa Pedro Fernández de Córdoba, regidor de esta dicha villa, difunto, que sea en Gloria". Declara que da a censo y tributo "perpetuamente para siempre jamás, sin ninguna redención" a Melchor de Luque, vecino de Cabra y a sus herederos y sucesores, unas casas que la capilla posee en la collación de San Martín, en la calle los Álamos, linde con casas de Pedro García Herrero y con casas de Bartolomé Sánchez del Pino. Libres de censo y deslindadas. Han de pagar a él o al capellán que fuere de dicha capellanía 900 maravedíes de censo perpetuamente, el día de los Reyes de cada año, comenzando el Día de los Reyes del año venidero de 1563, para siempre jamás so pena del doblo. Así mismo, ha de pagar a María Hernández, viuda mujer que fue de Francisco de Vilches "lo que vos habéis concertado con ella pagalle de la cómpreda de las dichas casas y a mí me habéis de pagar tres reales de la décima que me pertenece de la venta de las dichas casas". Con este documento aprueba la venta que había hecho María "porque no la contradiré"

Al estar vendidas a censo perpetuo, el comprador acepta que ni él ni sus sucesores podrán vender las casas, ni parte de ellas "a ningunas personas en las de derecho defendidas, conviene a saber, a iglesia ni a monasterio, a hospital, ni a cofradía, ni a caballero ni escudero, ni a persona poderosa de Orden, ni de Religión, ni de fuera parte de los Reinos e señoríos de Su Majestad, salvo a persona legalmente y abonada, contiosa, natural de estos Reinos", de quien se pueda cobrar el censo llanamente, "sin contienda de juicio".

A Fernando de Córdoba Palacios sucedió en el mayorazgo su hijo mayor, llamado Pedro Fernández de Córdoba Palacios, del que han quedado pocas noticias.
Se sabe que fue reconocido como hijodalgo por el Concejo egabrense y "exento de todo pecho como tal", el 29 de julio de 1589 y 28 de diciembre de 1595.
Otorgó su testamento en Cabra, el día 22 de mayo de 1600, ante el escribano Diego Martínez, dejando dispuesto que se le enterrara en la misma iglesia y capilla, mandando que se dijesen por las ánimas de sus padres y de su mujer, ya difunta, 50 misas rezadas.

Pedro Fernández de Córdoba Palacios hizo labrar un retablo de madera para amparar y realzar el altar con el cuadro de los Santos titulares de la capilla. Era de estilo renacentista.

Pero se hizo una modificación en el programa iconográfico del cuadro.

Al pie del mismo se añadieron los escudos familiares, que describe así José Manuel Valle Porras.

A la derecha, el de los Fernández de Córdoba, consistente en "un campo de oro con tres fajas de gules. Timbrado de corona dorada de conde". Algo que no correspondía a esta familia, por tratarse de una línea bastarda.

A la izquierda, el de los Fernández Tejeiro, que consiste en "un árbol en su color, siniestrado de águila de sable explayada. El cantón diestro de la punta con siete fajas de gules. Timbrado de yelmo de hidalgo de sable, con penacho de dos plumas de gules".

Según Bethencourt, al pie del cuadro, entre los escudos, aparecía el siguiente texto, hoy ilegible.

"Este retablo se hacía año de mill y quinientos y nobenta y dos, siendo Patrón de la Capellanía Pedro Fernández de Córdova, Regidor, y Capellán Fernando de Córdova, hermano de dicho Pedro Fernández".

Había casado en Cabra con doña Francisca de Siruela, hija de Pedro Sánchez de Siruela, vecino e hidalgo egabrense. Ambos tuvieron un único hijo, que heredaría el mayorazgo y el patronato de la capilla.

Con otro Fernando de Córdoba Palacios, también regidor de la villa de Cabra y patrono de la capilla, se inicia un periodo de esplendor económico en la familia, como fruto de sus dos matrimonios.

Casó en primeras nupcias, en 1597, con doña María Fernández del Valle Capote y Varo, natural de Aguilar de la Frontera, con la que tendría un hijo.
Fallecida ella, Fernando volvió a casar en Cabra con doña María Roldán Castroverde, natural de Baena.

En el año 1632, intervino para finalizar una desagradable querella ante los Alcaldes del Crimen de la Chancillería de Granada. Resulta que unos vecinos de Cabra, encabezados por Antonio de Cuenca, habían causado ciertas heridas a su hijo don Alonso Fernández de Córdoba Palacios, presbítero, nacido en 1603. El padre prefiere zanjar la cuestión con una escritura de partomano", que se otorga ante el escribano Juan Salvador del Moral. Un arreglo amistoso en el que solía haber algún dinero por en medio.

Fernando de Córdoba Palacios, con 64 años y su hijo Francisco, con 25, participaron en la Guerra de Cataluña.

El día 10 de marzo de 1641, con el tercio y quinto de libre disposición de sus bienes, funda un Mayorazgo dotado con más de tres mil ducados de renta anual.
Otorgó su testamento en Cabra, el día 11 de marzo de 1641, ante el escribano Pedro Gutiérrez de los Ríos.

Tuvo dos hijos, de los que solo le sobrevivió el segundo, don Francisco Fernández de Córdoba Roldán.

Fruto del primer matrimonio sería don Pedro de Córdoba y Capote, que murió bastante joven, aunque dejó seis hijos, cuatro de los cuales murieron pronto.
Don Pedro de Córdoba Capote casó en Aguilar con doña Mariana de Rojas, donde establecieron su domicilio habitual, en la Plazuela del Mercado. Sin embargo, don Pedro tenía en Cabra la casa de la calle del Río, donde pasaba largas temporadas.

La esposa era hija de Juan Fernández Capote y de doña Elvira de Varo, vecinos de Aguilar.

Don Pedro otorgó testamento en Cabra, el día 14 de febrero de 1637, ante el escribano Luis Fernández Martínez.

De sus seis hijos, sobrevivieron don Alonso de Córdoba Capote, presbítero, que sería capellán de la capilla de los Santos Cosme y Damián y su hermana, doña Elvira de Córdoba y Capote, que sería la patrona de la capilla. Ella casó muy mayor con don Juan Merino Corbera y no tendría descendencia, por la que esta rama familiar iba a desaparecer, como veremos más adelante.

De modo que el patronato de la capilla pasaría a los Fernández de Córdoba Roldan, sus hermanos de padre.

Eran estos, don Alonso Fernández de Córdoba Palacios, presbítero y Comisario del Santo Oficio en Cabra y don Francisco Fernández Córdoba y Roldán.
En don Francisco había recaído el Mayorazgo fundado por su padre en el año 1641 y fue Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Inquisición en Cabra.

Era patrono de las dos capillas de la familia. La de los Santos Mártires Cosme y Damián, en el lado de la Epístola de la iglesia de la Asunción y la del Concepción, en el lado del Evangelio en la iglesia del convento de Santo Domingo, fundada por su pariente el Bachiller Antón de León.

Don Francisco casó el día 29 de octubre de 1629, a los 18 años, con doña Catalina de Cea Merino y Gálvez.

Fueron sus hijos: don Fernando Fernández de Córdoba y Cea, Caballero de Calatrava y Alcaide del castillo de la villa de Cabra, don Pedro Fernández de Córdoba y Cea, don Francisco Fernández de Córdoba y Cea y don Antonio Fernández de Córdoba y Cea.

Don Juan de Vega Murillo describía así la capilla en el año 1668:

"A la capilla de los Aguilares se sigue la de los Fernández de Córdoba, caballeros principales de la Casa de Córdoba, de quien desciende por su varonía Don Francisco Fernández de Córdoba y Roldán, Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Inquisición de Córdoba y padre de Don Fernando Fernández de Córdoba, Caballero del Orden de Calatrava, que hoy vive y Alcaide de la fortaleza de nuestra ilustre Villa."

El día 18 de diciembre de 1676, don Francisco Fernández Córdoba Roldán obtiene, para él y sus hijos, una Carta Executoria de Hidalguía, por la Real Chancillería de Granada.

El día 16 de febrero de 1679, ante el escribano Juan de la Torre Castroverde, don Francisco Fernández de Córdoba [Roldán], clérigo capellán de menores órdenes, Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Inquisición, vecino de Cabra, declara que el licenciado don Alonso [Fernández de Córdoba Palacios, su hermano], por su testamento debajo del cual murió, otorgado ante Pedro Gutiérrez de los Ríos, el 12 de enero de 1647, le dejó e instituyó por su universal heredero "en el remaniente de todos sus bienes", con la obligación de fundar una capellanía de mil ducados, "al tiempo y quando yo los avía".

Ahora erige y funda la capellanía en la iglesia mayor, en la capilla de su familia.

Los capellanes que se nombraran se obligaban a decir o hacer decir 55 misas al año por el ánima de su hermano don Alonso, de él mismo y de las ánimas del Purgatorio.

Dota la capellanía con los siguientes bienes:
-Un censo de 8.360 reales contra los bienes del licenciado don Sebastián de Andía y Cuéllar, de la data de 19 aranzadas de olivar en el partido de la Esperanza, bajo ciertos linderos. Otorgada ese mismo día ante el mismo escribano. Los réditos el 16 de febrero de cada año.
-2.670 reales que sitúa sobre 10 aranzadas de olivar que tiene en el partido de la Esperanza, linde con las 19 aranzadas que dio a censo al licenciado don Sebastián de Andía, con otros olivares que tiene allí y con olivar de Juan Salvador del Moral. Cuyos tributos se obliga a pagar a los capellanes que fueren de dicha capellanía, cada 16 de febrero. Son 133 reales y medio. Mientras no lo redima.

Nombra primer capellán a don Alonso de Córdoba Capote, su sobrino, clérigo capellán, vecino de Cabra. Si cambiara de estado o falleciera, se nombraría otro por los dueños del mayorazgo que fundó Fernando de Córdoba Palacios, su padre, ya que "el patronato ha de ir siempre unido al mayorazgo". El patrono será el que nombre al capellán, al que bastará "estar ordenado de corona".

Pide y suplica al Provisor del Obispado que acepte los nombramientos que ha hecho en nombre de su mayorazgo y ordena que los bienes que responden de la dotación de la capellanía no se puedan vender ni enajenar.

Que la capellanía sea para siempre jamás, sin que ninguna autoridad religiosa, ni el Rey, ni Letras Apostólicas, puedan intervenir contra ella.

Se nombra a sí mismo como primer patrono de la capellanía, durante el resto de su vida.

Después, lo sería don Fernando Fernández de Córdoba Cea, Caballero de la Orden de Calatrava, su hijo.

Después de sus días, lo sería alguien del mayorazgo fundado por su padre, Fernando de Córdoba [Palacios], "y no otro alguno".

Pide al Obispo que acepte el nombramiento de su hijo como capellán y le conceda el beneficio eclesiástico que corresponda.


más artículos

La capilla de los santos Cosme y Damián (y III)

27.09.20 | Antonio Moreno Hurtado

La historia en plano

27.09.20 - HISTORIA | Lourdes Pérez Moral

Otros silfos y dríades (4)

14.09.20 | Antonio Serrano Ballesteros

Exposición: LIBROS ILUSTRADOS de la Biblioteca Histórica Aguilar y Eslava

11.09.20 | Antonio Suárez Cabello

La capilla de los santos Cosme y Damián (I)

09.09.20 | Antonio Moreno Hurtado

En el Día de la Sierra 2020

08.09.20 | Redacción / Pedro Pedrosa García

Leyenda

07.09.20 | Lourdes Pérez Moral

El andaluz, susurro de nanas

06.09.20 | Sandra María [Sao] Santisteban Delgado

100 años de un aniversario regio

05.09.20 | Antonio Ramón Jiménez Montes

Letrillas populares

04.09.20 | Antonio Serrano Ballesteros

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream