Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 106º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

sábado, 20 de octubre de 2018 - 17:20 h

La Ley como escondite político

Javier Vilaplana Ruiz

Yonka Zarco en el "Club de...

Antonio Suárez Cabello

El colono Matías López del...

Antonio Moreno Hurtado

La mesa del "LA", regalo de un rey loco.

20.12.17 - Escrito por: Salvador Guzmán Moral

Luis II de Baviera, ha pasado a la historia por sus excentricidades, que fueron llevadas al cine por Luchino Visconti y por la construcción delirante de castillos, que sirvieron de inspiración al mismísimo Walt Disney.

Luis Otón Federico Guillermo de Baviera, nacería un 25 de agosto de 1845 en Múnich, hijo del rey Maximiliano II de Baviera y de María de Prusia. De una esmerada educación en la que tuvieron una especial importancia las enseñanzas artísticas, con tan sólo 19 años subiría al trono. Por su extraña personalidad, Luis II se ganaría el apelativo del "Rey loco". Y es que en su deseo de mantenerse alejado de la realidad mundana que le rodeaba, se refugió en la búsqueda obsesiva de la belleza. Un sueño al alcance de su mano cuando descubriera en 1861, a Richard Wagner y su extraordinario universo musical.

Convertido en el mecenas del músico alemán y su principal admirador, cuando el monarca se vio obligado a desterrar a Wagner, bajo las acusaciones de interferencias en política, su único consuelo fue construir un mundo imaginario de castillos de hadas.

Arruinado tras la creación de palacios imposibles, el monarca pasó sus últimos años recluido en el precioso Castillo de Neuschwanstein, hasta que sus familiares y las instancias políticas bávaras decidieron destituirle en 1886, lo que le llevaría inmediatamente al suicidio. El entusiasmo romántico y el ímpetu artístico de Luis II, no conocieron límites.

En sus obsesiones, llegó a interesarse por el misterio de la nota "la", única nota musical que el diapasón, en aquella época, no conseguía emitir con nitidez.
Musicalmente, la nota "la" es usada como referencia de altura para las otras notas en una orquesta. Pero esta altura ha ido variando a lo largo del tiempo; hasta la mitad del siglo XX cada país adoptaba una frecuencia de diapasón diferente de la nota "la".

Conocedor de estas circunstancias, el rey de Baviera, con la ayuda de ingenieros y músicos, consiguió diseñar una mesa de mármol rojo con masa y forma perfectamente estudiadas, que al ser golpeada emitían, con sorprendente claridad y precisión, la nota "la".

Con ocasión del enlace real celebrado en Madrid el 23 de enero de 1878, entre Alfonso XII y María de las Mercedes de Orleans, como regalo a la boda más romántica del siglo, el rey Luis II de Baviera, mandaría a Sevilla una de las seis mesas que se fabricaron con esta sorprendente propiedad musical.

Desde aquellos días, la hermosa y enigmática mesa permanecería en el legendario y sevillano Palacio de San Telmo. El palacio maldito de los Montpensier, que define el escritor y periodista Paco Robles, como el lugar donde los duques sufrieron la condenación que les acompañaría toda su vida. Cuando Sevilla era una "Corte Chica", desde donde don Antonio de Orleans conspiraba contra su cuñada, la reina Isabel II y competía con los protocolos de su villa y corte.
Después, durante años, esa misteriosa mesa serviría para afinar el órgano de la Catedral de Sevilla; así lo haría, desde 1940, el canónigo organista, Ángel Urcelay y otros músicos hispalenses, que tuvieron un especial aprecio por aquel misterioso mueble.

Fueron muchos los expertos que peregrinaron hasta Sevilla y llamaron a las puertas del palacio, convertido en Seminario Mayor de San Telmo, para conocer aquel extraño objeto.

Una mesa marmórea y musical, que como escribía en las páginas de ABC, Francisco Rubiales, fue reclamada en los años previos de la Expo del 92, por algunos sevillanos con escrúpulos artísticos y conciencia ciudadana, que se dirigieron a las autoridades para dar la voz de alerta ante la situación lamentable en la que debería estar aquella obra perdida en la vieja mansión, que se reconvertiría en sede principesca de la Presidencia de la Junta de Andalucía.
El objetivo, no era sólo evitar que aquella enigmática mesa quedara dañada de manera irreversible por el estado ruinoso en que entonces estaba convertido el palacio, sino algo más ambicioso y noble, de rescatarla, de reconocerle su valor histórico-artístico.

Como me recordaba hace poco mi buen amigo Antonio Petit Gancedo, pronto se cumplirán 140 años de que llegara a Sevilla la curiosa mesa del "la", regalo de boda de un rey loco, ... y nada se sabe, hoy, de aquel mueble romántico y maravilloso.

más artículos

La Ley como escondite político

01.10.18 | Javier Vilaplana Ruiz

Otoño... ¿llegó?

30.09.18 | Jairo Jiménez

El colono Matías López del Castillo (1592-1655?)

30.09.18 | Antonio Moreno Hurtado

Las Noches Filarmónicas del Centro Filarmónico Egabrense, abrieron la temporada 2018-19, con un excepcional concierto de música de cámara

17.09.18 | Rafael Nieto López

La música se para en los silencios

09.09.18 | Eustasio Moreno Rodríguez

REFLEXIONES DEL ABUELO JESÚS EN LA RESIDENCIA (I)

08.09.18 | Antonio Fernández Álvarez

Un poema del siglo XIX sobre la feria

06.09.18 | Antonio Moreno Hurtado

El Centro Filarmónico Egabrense presentó el concierto de septiembre 2018 en homenaje al "Egabrense ausente" en el Cinestudio municipal de Cabra

04.09.18 | Rafael Nieto López

Muniadona es la clave

31.08.18 | Bernardo Nicolás Fresnillo Romero

THE ENGLISH CORNER. DUBLIN

23.08.18 | Alejandro García Rosal

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream