Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 105º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

martes, 22 de agosto de 2017 - 18:38 h

Con olor a nardos

Javier Fernández Díez de l...

"Apuntes históricos de la ...

Antonio Suárez Cabello / B...

La foto de Robert Capa y l...

Fernando Marín Vargas

Grazalema, un lugar visitado por Juan Carandell y sus alumnos de Cabra

03.08.17 - Escrito por: Pablo Luque Valle

El 10 de febrero del presente, la Fundación Aguilar y Eslava recibió un correo electrónico de parte de José Manuel Amarillo, miembro de la Sociedad Gaditana de Historia Natural. En este se decía que habían recuperado un libro de visitas de los años 20 del siglo pasado, de una fonda del pueblo de Grazalema.

En una de sus hojas aparecía la visita de un grupo de profesores y alumnos del Instituto de Cabra que se habían alojado en la misma, concretamente el 21 de marzo de 1923. Se solicitaba de la Fundación Aguilar y Eslava información alguna entre sus archivos que evidenciara aquella excursión.

Como siempre realizamos, atendimos aquella solicitud y nos pusimos a buscar en nuestros archivos. Efectivamente, encontramos lo deseado por la Sociedad Gaditana de Historia Natural. El paso por Grazalema estaba dentro de un recorrido más amplio por la Penibética, dirigido por Juan Carandell Pericay y co-tutorizado por su colega Eduardo del Palacio Fontán (profesor de Francés); siendo un total de doce excursionistas, diez alumnos y dos docentes. El itinerario fue, en palabras del propio Carandell, el siguiente:

"Brindamos a nuestros lectores el siguiente itinerario, que podrían seguir después de haber dedicado a la Sierra Nevada (al Veleta, por ejemplo), dos o tres días.
Antequera: visita al célebre dolmen o «cueva» de Menga. Excursión al Torcal. Dos días.
El tercer día, por la mañana, a las once, salida para Bobadilla, siguiendo por la línea de Málaga hasta el Chorro. Un intervalo de dos horas para regresar a Bobadilla y desde allí seguir a Ronda.
El cuarto día, visita al Tajo, Hoz y Caldera rondeños. Por la tarde, viaje en auto a Grazalema. Pernoctar allí.
El quinto día, ascensión al Pico de San Cristóbal (frustrada en este viaje nuestro a causa del mal tiempo). Regreso a Ronda al anochecer.
El sexto día, a las siete de la mañana, salida en el corto para Algeciras. Llegada con tiempo justo de embarcar para Gibraltar. Dos horas en el Peñón. Salida en coche para La Línea, y en otro, alquilado ex profeso, para San Roque, en donde se toma el corto de regreso a Ronda. Si es día de expreso (los martes y sábados) puede regresarse, en primera o en tercera clase, directamente a Córdoba, y desde esta capital, en primera, a Madrid.
Desde Madrid costaría esta excusión, en segunda clase, incluidos todos los gastos estrictamente anjeos a ella (autos, fondas, guías, trenes), una trescientas pesetas, alojándose en excelentes hoteles, como el Universal, en Antequera, de 7 a 9 pesetas diarias; El Polo (si señor, El Polo), en Ronda, ídem, ídem., la Fonda Dorado (de cuyo dueño haremos el elogio que merece), en Grazalema, de 7 a 8 pesetas. Estos precios varían según la cuantía del grupo expedicionario. El nuestro constituíanlo doce individuos".

Una vez más el propio profesor, eludiendo los tecnicismos propios de la Geología o Geografía, nos relata la experiencia de un viaje con sus alumnos del Instituto de Cabra. El trabajo en cuestión es titulado "En la Penibética", publicado en dos ocasiones, la primera en la Revista Peñalara (fotografía 1), nº 115, julio 1923, pp.125-129 y nº 116, agosto de 1923, pp. 145-149; y la segunda, en el periódico El Sol de Antequera (fotografía 2) nº 279, de 28 de octubre de 1923, pp.2-3; nº 280, de 4 de noviembre de de 1923, p.3; nº 281, 11 de noviembre de 1923, p.3 y nº 282, 18 de noviembre de 1923, p.2. Esta misma narrativa fue editada en formato facsímil por la propia Fundación "Aguilar y Eslava" en julio de 2011 con motivo de la celebración en Cabra de las V Jornadas de Institutos Históricos Españoles. De igual modo existe referencia a esta excursión en la Memoria del curso académico de 1922-1923 del Instituto General y Técnico del Aguilar y Eslava que aún conservamos (fotografía 3).

La transcripción de las líneas escritas por Juan Carandell de su estancia en Grazalema, son las que a continuación se exponen:

"Viaje a Grazalema.? Acompañados por los ilustrados y prestigiosos maestros nacionales de Ronda, D. Adolfo Rivera y D. Diego González, nuestros solícitos cicerones ya consagrados por anteriores visitas, salió nuestra caravana en tres autos para Grazalema, bajo una mañana lluviosa, y después de no pocos titubeos.

Velozmente se "tragaron" los autos aquellos 30 kilómetros de excelentes calzadas, primero la de Jerez, después el ramal a Grazalema, atravesando selváticos bosques de quejigos y alcornoques, con las tupidas formaciones arbustivas de jaras, lentiscos y retamas. Manchas de pinares mediterráneos, cenceños los troncos, esféricas las copas verdes, dan su nota de color alegre en medio de la tonalidad austera de aquellas cupulíferas.

Próximos ya a Grazalema, dejamos la cuenca del Guadiaro y entramos en la región alta del Guadalete, el cual excava un profundo abanico de torrentes y barrancos. El pueblo aparecía tras los cendales de la niebla espesa, cuyos jirones envolvían, como airón desflecado por el viento, la mole ingente, obscura, descarnada, del San Cristóbal (1.650 metros). ¿Quién dijo que no estábamos en las asturianas gargantas de la Hermida?

Allí en una profunda brecha, por cuyo fondo trenza innúmeras cascadas y rápidos el joven Guadalete, desafía Grazalema el cúmulo de contrariedades de todo orden en que la vida se debate; aislamiento y dificultad de comunicaciones, competencias fabriles a sus renombrados paños, latifundios, incendios devastadores, emigración en masa.
Sus batanes restan herméticos en los arcaismos medioevales, sin atreverse a remozarse: es más fácil desplazar las lanas en bruto a las fábricas de Antequera y aun de Ronda que van instalándose, que montar máquinas modernas ante un porvenir obscuro.

Y sin embargo, Grazalema es digna de mejor suerte, aunque no fuera sino por la resistencia que opusieron sus habitantes a las embestidas de las huestes napoleónicas, galvanizando sus ansias de vivir...

Tenemos ante la vista paños que se nos antojan de igual calidad. Mas no; éste está urdido con lana de merinas de Bornos; estotro con lana de Jerez; aquél con extremeña... ¿Quién quería reservarse para Gibraltar? La fama de los paños de Grazalema y no de Sabadell, pasearemos en ulteriores expediciones con nuestros flamantes trajes de campo, dignos de competir con el "Made in England, patent London".

Todavía hay algo, alguien más, que en concepto del excursionista resume y condensa las bondades de que en Grazalema nos vimos colmados; pues ¿cómo omitir aquí el nombre de D. Mariano Ruiz Candil, farmacéutico, y. sobre todo, el de D. Antonio Molina, dueño de la Fonda Dorado? Baste consignar, que al escuchar de éste las explicaciones acerca de la historia y geografía de aquellos lugares, ilustradas con destellos vivos de un raro espíritu de asimilación y de fino sentido común, superpusimos a la realidad del momento el recuerdo de diálogos mantenidos ocho años antes, con el gran Justo Muñoz, en Hoyos del Espino, vertiente septentrional de la Sierra de Gredos.

Como detalle de su experiencia para todo cuanto se relaciona con acoger y guiar a los visitantes al Cerro de San Cristóbal, consignemos el hecho de tener el Sr. Molina un archivo, en el cual estampan sus impresiones los excursionistas que frecuentan aquellos sitios tan pintorescos. ¿Y sabéis en qué idioma están escritas? En inglés...

La tarde declina, nos despedimos de los nuevos amigos con promesas de volver pronto si el tiempo no estropea la excursión por tercera vez, y, raudos, regresamos a Ronda.

Mi compañero de "tutoría", D. Eduardo, me dice confidencialmente: ¿Sabe usted lo que me han dicho los muchachos? Pues que dan gracias al tiempo por haberle estropeado la humorada de subir al San Cristóbal, pues de haberse efectuado ésta, allí, en lo alto, habrían concluido la expedición y los expedicionarios.

?Calle usted, dije yo, que cuando vi lo encima que teníamos aquellos cortados picos, me alegré interiormente, pues tampoco estaba seguro de poder meterme en el cuerpo otros 30 kilómetros, mucho más duros que los del día del Torcal..."

En la actualidad seguimos intercambiando información y fotografía de Juan Carandell con la Sociedad Gaditana de Historia Natural para su estudio.

más artículos

Día mundial de la fotografía

19.08.17 - FOTOGRAFÍA | Redacción / @anrajimo

"Apuntes históricos de la villa de Puente Genil" de Agustín Pérez de Siles y Antonio Aguilar (Sevilla, 1874)

18.08.17 | Antonio Suárez Cabello / Biblioteca histórica Aguilar y Eslava

La foto de Robert Capa y la Sierra de Cabra

15.08.17 | Fernando Marín Vargas

Certificado, conforme a su original, de la partida de sepultura de Don Luis de Aguilar y Eslava en Carcabuey, en la iglesia de Santa María de la Asunción, el 30 de enero de 1679 (libro sexto, folio 72), expedido en Carcabuey en 1878

06.08.17 - Archivo Histórico de la Fundación Aguilar y Eslava | Antonio Suárez Cabello

Visita del alcalde de Alhaurín de la Torre (Málaga) a la Biblioteca Histórica Aguilar y Eslava

05.08.17 | Antonio Suárez Cabello

El Paseo

30.07.17 | Antonio Moreno Hurtado / Cronista Oficial de Cabra

Certificado, conforme a su original, de la partida de bautismo de Don Luis de Aguilar y Eslava (libro 9, folio 386, año 1610), expedido en Cabra en 1878

26.07.17 | Antonio Suárez Cabello

MUNDA POMPEIANA por José y Manuel Oliver Hurtado (Madrid, 1861)

26.07.17 | Antonio Suárez Cabello

Huerta y Poesía

20.07.17 - SUBBÉTICA | Isabel Montes Romero

Evocando a Ricardo Molina, Premio Juan Valera 1947

19.07.17 - COLABORACIONES | Antonio Suárez Cabello

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream