Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 107º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

sábado, 14 de diciembre de 2019 - 03:30 h

SECUELAS DE LA GUERRA (XI)...

Antonio Moreno Hurtado

Encuentro de antiguo alumn...

Francisco Aguilar Osuna

Secuelas de la Guerra (X)....

Antonio Moreno Hurtado

Descripción de Cabra y su término en el año 1802

05.05.16 - Escrito por: Antonio Moreno Hurtado

Interesantes datos de Cabra y su término municipal se pueden encontrar en varios documentos oficiales y manuscritos históricos. En esta ocasión, vamos a referirnos a la Historia manuscrita de Cabra, de Narciso García Montero, redactada en el año 1750 y actualizada varias veces por copistas posteriores. En concreto, hoy comentamos la copia que se conserva en la Biblioteca "Juan Soca", realizada entre 1801 y 1802, según algunas anotaciones incluidas en el propio texto.

El capítulo que reproducimos no aparece en versiones anteriores de esta obra, por lo que podemos deducir que lo escribió el propio amanuense de esta edición.

Creemos que se trata de un profesor, no identificado, del antiguo Colegio de Humanidades de Cabra, ya que, al actualizar la lista de rectores del mismo, cita en el lugar número 12 al clérigo don José María Güeto, al que se refiere como "mi Rector". Don José María Güeto y Luque (1760-1848) fue vicario de Cabra entre 1803 y 1844. Antes había sido rector del Colegio. Hemos respetado el texto original, al que hemos hecho alguna observación para una mejor comprensión y disfrute del mismo.

Página 275. "Inscripción del campo y término de esta Villa, de los confinantes y otras noticias conducentes a este fin".

"Está esta población situada en la llanura y falda de una sierra. Es de hermosa y alegre vista, de apacible cielo.
Sus calles son de bastante ámbito y por las cuatro principales, que siguen de Oriente a Occidente, están continuamente corriendo cristalinos arroyos de agua, de que abunda este país, hermoseando más la calle de Álamos, con un continuo arroyo de piedra jaspe, labrado bien, que, por la dominación del Sol, en todo tiempo se purifican las humedades que vaporizan estos cauces.
Son sus edificios y casas labrados a lo moderno, de mampostería de piedra, de que abunda este territorio. Elevadas fábricas de mucha rejería y balcones de singular adorno, con cuatro fuentes públicas en lo interior y tres en los barrios, sin otras de particulares, que ya son muy bastantes aquellas, de extremadas fábricas y abastecidas de agua dulce encañada de la Fuente del Río, de que también viene a la Iglesia Parroquial, conventos y al Palacio y otras muchas casas.
Además que todas tienen sus pozos y algunas dos o más, de agua dulce y muy poca salobre en el recinto de la población.
Se cuentan más de veinte fuentes, manantiales perennes que, por grande seca que haya habido, nunca han faltado.
Sus salidas al campo, por cualquier sitio, son de notable recreación, por hallarse en la mayor parte tan inmediatas las huertas, que parte de las arboledas y pueblas están contiguas a sus casas.
Las gentes que habitan esta nobilísima población son de naturaleza apacible, de buen trato, educados en singular política, preciándose de usar de grande urbanidad y estilos de ciudadanos.
Se portan en materia de Religión sumamente devotos y tan dados al culto divino, que en esto hacen sus mayores empleos, con gastos muy crecidos y en que tienen su mayor esmero.
Tiene crecida nobleza, de la más acrisolada y relevante del Reino, cuyas casas, que hoy están en su posesión y las que en lo antiguo lo estuvieron y al presente carecen de ellas por la decadencia de sus caudales, aunque por tales están reputados, son en número crecido.
En las demás del estado plebeyo y general, se encuentran apetecibles circunstancias y notorial limpieza de sangre.
Regularmente se reputa esta república por tres mil vecinos y que se compone de más de veinte mil personas de ambos sexos y estados.
Se encuentran fundados, antiguos y modernos, muchos vínculos con crecidas dotaciones de bienes raíces, con quienes sustentan su esplendor las referidas familias.
Ya que parece habemos divulgado en algo las circunstancias del pueblo egabrense, daremos vistas a sus campos y estancias rústicas.
A la parte oriental de él se sitúan, como al través, desde el Meridiano al Norte, las sierras eminentes que, viniendo como enlazadas, corresponde el espacio cuatro leguas, con corta diferencia.
Dánsele varios nombres, pues a una que corresponde al Mediodía le titulan la Camorra, que es de naturaleza redonda. Tan eminente que se divisa de partes muy remotas; tras de la cual, algo declinado al Mediodía, está un pago de granjas y cortijadas, con las heredades correspondientes, de tierra de labor, monte de crecida arboleda, viñedos y olivares en que habitan (más) de setenta familias.
Nómbranle el partido de Gaena, donde está fundada una ermita por el licenciado don Francisco de Lama, presbítero, con asignada dotación, cuyo pago dista de este villa una legua regular y sujeta a su jurisdicción.
Quiebra esta sierra a la parte Oriental, donde hace collado con mucha parte de pedriscos y cerros que, ya humillándose ya levantándose de esta otra parte, se eleva la grande Sierra que, cediendo a la supra nombrada, tiene entre llano y eminencia más de una legua de altura; sobre la cual está fabricada aquella celebrada casa donde tiene su sitial la devotísima Imagen de María Santísima Nuestra Señora con título de la Sierra.
Por el citado collado sigue un Real Camino (que) desde esta villa, cruzando el término de Carcabuey, va recto a la de Priego, que es el primer pueblo que al Oriente sitio corresponde.
Y siguiendo de la Sierra a el Norte, se enlaza con la de Camarena, dando vista a el lugar de Doña Mencía y acaba en la sierra de Zuheros, a su respaldo respecto del pueblo y referido santuario.
Entre varios cerros y pedriscos está situada la dehesa de la Nava, tan decantada del moro Rasís y nunca acabada de ponderar de los autores por sus circunstancias, pues vemos que, en este modo y sin altura, está sumamente abastecida de singulares flores y hierbas exquisitas, con árboles silvestres.
Mansión tan deleitable, en especial (en) la Primavera, que el jardín más bien cuidado no le puede hacer competencia y hacen ventaja en blancura, sabor y sustancia al mejor carnero extremeño.
Volviendo al Meridiano, confina el término de esta Villa con el de Rute, a que se extiende cerca de dos leguas, siendo la distancia de un pueblo a otro de tres comunes.
Sigue, más caído recto al Meridiano, este término contiguo al de la ciudad de Lucena, con la que parte término, habiendo una legua de distancia.
Y por la parte baja, algo caído a Occidente, siguiendo al cerro que nombran de Mataosos, extendiéndose más de dos leguas, llega éste de Cabra a entrar a la vista de la villa de Monturque y remata en punta por la entrada del Río y arroyo de Santa María, cuyo sitio se nombra "el rincón" de Monturque, a la que hay dos leguas comunes de distancia.
A poco, siguiendo la circunvalación del terreno, confina el de esta villa con el de Aguilar de la Frontera, teniendo estas dos poblaciones de distancia tres leguas comunes.
Al Occidente, ampliándose más el término, llegar a frisar con el de la ciudad de Montilla, a la cual se encuentra de distancia cuatro leguas comunes y le corresponde por este confín dos y más de propio término hasta su mojonera.
Entre Occidente y Norte llega este término a lindar con el de Castro del Río que, habiendo de una a otra población cinco leguas de distancia, tiene esta villa de jurisdicción dos leguas y media.
A la parte del Norte sigue el término a enlazarse, por el monte que nombran de Horquera y Torre del Puerto, con el de la villa de Baena, que, contándose de distancia tres leguas comunes, le pertenecen a éste de terreno legua y media no escasas.
Estrechándose más nuestro término en el de Baena y la sierra supra nombrada, viene a confinar con el lugar de los Pajares de ella, de quien fue aldea y sujeta a su jurisdicción hasta que, de 101 años a esta parte de 1802, por haber dejado los pajizos albergues y fabricado casas urbanas, se eximió con jurisdicción absoluta de "alto moro mixto" imperio y con título de Doña Mencía permanece hoy. Entre el cual y esta villa se encuentra de distancia dos leguas, tocándole a ésta cerca de legua y media de término.
Entre el Norte y el Sol, algo más hacia Oriente, confina nuestro término con el de la villa de Zuheros, a la cual hay de distancia dos leguas comunes, de que le tocan de término a ésta de Cabra una y media con corta diferencia.
Bajo de los referidos aledaños y términos confinantes, queda encerrado el que por ahora posee nuestro pueblo egabrense, el cual está sujeto, por lo que le toca a su alto imperio y apelaciones, a la Real Chancillería de la ciudad de Granada, de la cual dista catorce leguas comunes y de la ciudad de Córdoba, de cuya diócesis es, dista nueve leguas regulares.
El más cercano puerto de mar que tiene es la ciudad de Málaga, de quien dista catorce leguas ordinarias y de donde es abastecido este pueblo de los más selectos pescados.
A la media legua de este pueblo, en el casi comedio de la ya citada Sierra bosteza la tierra en tanta profundidad, como queda expuesto, que se llega a creer no tener pie fijo. Esta Sima, en todo lo más de su distancia, es de figura redonda como demuestra su boca, descubriéndose de distrito en distrito, por la parte alta que mira a la Sierra, diversas bocas espaciosas, como de cuevas grandes, sin descubrirse el fin. En cuya forma, con rectitud, llega este cañón hasta distancia de unas veinte varas cercano a lo profundo del suelo, donde, ensanchándose en la figura de lo abierto de un embudo, tiene el ámbito como el llanete de Santo Domingo.
Se colige la profundidad de esta Sima en que, habiendo entrado con inaudito artificio un hombre, por orden de la Justicia, en sus entrañas lóbregas a sacar cierto cadáver, se numeraron las varas de las maromas por donde fue descendiendo. Y hasta el sitio en que halló el cadáver, se midieron de profundidad 146 varas y media, expresando el referido no demostrarse, desde el dicho sitio, señal alguna que indicase terminarse su hondura.
A la parte oriental de este pueblo y en la falda y confín de la sierra está un risco, algo tajado, distante del pueblo un cuarto de legua, al pie del cual está el Nacimiento que nombran la Fuente del Río.
Corre este manantial a Occidente, regando los pagos de huertas del Vado del Moro y otros, sin haberse verificado se halla agotado ni extinguido en tiempo alguno".

El manuscrito citado es de fácil lectura, por lo que recomendamos su acceso completo.

más artículos

SECUELAS DE LA GUERRA (XI): La saga de los Sarraille

07.12.19 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Encuentro de antiguo alumnado del Instituto Aguilar y Eslava

06.12.19 | Francisco Aguilar Osuna

Secuelas de la Guerra (X). La Junta Suprema de Reintegros (2)

27.11.19 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Secuelas de la guerra (IX): La Junta Suprema de Reintegros

21.11.19 - HISTORIA | Antonio Moreno Hurtado

Repatriación de Gardel, de Ricardo Ostuni

21.11.19 | Manuel Guerrero Cabrera

Otoño

31.10.19 | Jairo Jiménez

Buenas voces en el concierto lírico del 26 oct 2019 en el Teatro El Jardinito de Cabra

31.10.19 | Rafael Nieto López

LIBRO DESTACADO: "Viaje a Oriente de la fragata de guerra Arapiles y de la Comisión Científica que llevó a su bordo", escrito por Juan de Dios de la Rada y Delgado (Barcelona, 1876-82)

28.10.19 | Antonio Suárez Cabello

Secuelas de la Guerra (VIII): liquidación de bienes nacionales (2)

28.10.19 | Antonio Moreno Hurtado

Concierto del grupo de cámara Isaac Albéniz en el Museo Arqueológico de Cabra 25 octubre 2019

28.10.19 | Rafael Nieto López

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream