Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 109º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

martes, 2 de marzo de 2021 - 21:19 h

Los cimientos del primer C...

Antonio Moreno Hurtado

La ciencia de estar contigo

José Manuel Valle Porras

Reputeselo (I)

Lourdes Pérez Moral

FOTO: @anrajimo

21.12.20 HISTORIA

La obra grande de la Iglesia de la Asunción (II)

Antonio Moreno Hurtado

La segunda fase comenzó el día 14 de abril de 1749 y duró hasta el día 13 de julio de 1750. Durante la misma se pusieron algunas columnas nuevas más y se construyó toda la bóveda, a falta del trozo del coro y la tribuna.

En albañilería se habían gastado 33.208 reales y medio.
En carpintería y "asierro" 6.387 reales y medio.
En cantería, "inclusas las columnas y piezas que faltaban", 1.746 reales.
En madera, 2.212 reales.
En ladrillos, 1.339 reales y 24 maravedíes.
En yeso "blanco y vasto", 6.156 reales.
En hierro "incluso un balcón para la tribuna abierta al lado del choro", 3.759 reales.
En ripios, 258 reales.
En dos visitas de Luis de Aguilar y Arriaza para reconocer la obra, 139 reales.
En "apear" el órgano, 120 reales.
En 16 piezas de "bocadillo para bruñir las paredes", 512 reales.
En bayeta para envolverse las manos para dicho fin, 18 reales.
En gastos menores de espuertas, sogas, maromas, tomizas, pellejos y demás, 350 reales y 29 maravedíes.
Y en vidrieras y redes de alambre para las tres "lanternas" de dicha obra, 978 reales.
Lo que hizo un total de 59.877 reales.

En ese año de 1750 se detecta la presencia en Cabra del maestro organero de la catedral, don José Furriel, que viene a "reconocer el órgano i el sitio donde se a de poner". Cobra ocho pesos por el viaje y el trabajo.

La tercera fase se inició el día 31 de julio de 1751, de nuevo bajo la dirección del Maestro Mayor don Luis de Aguilar y Arriaza. Ahora es Obrero de Fábrica don Gil Alejandro de Vida Hidalgo, que justifica los siguientes gastos, a fecha 22 de septiembre de 1752.
De pagos al Maestro Mayor, maestros de albañilería, oficiales y peones, se justifica un gasto de 19.828 reales y 24 maravedíes.
En carpintería y "asierro" 4.444 reales y 16 maravedíes y medio.
En yeso "basto y fino" 3.682 reales y 10 maravedíes.
En ladrillo comprado 1.672 reales y 10 maravedíes.
En peones y cabalgaduras para sacar la arena y traerla, 524 reales y 19 maravedíes.
En vidrieras y redes de alambre para las ventanas 1.701 reales.
En peones y cabalgaduras para conducir la cal, 191 reales y 8 maravedíes y medio.
En la cal comprada 888 reales y 10 maravedíes.
En peones y cabalgaduras para "sacar las granzas y escombros", 564 reales y 19 maravedíes.
En cañas, escobas, guita, estopa, cáñamo, sogas, tomiza, cántaros, espuertas, cribas, harneros, cedazos y escobones, 493 reales y 6 maravedíes.
En portes de ladrillos y madera comprada 788 reales y 17 maravedíes.
En clavazón y herrería 2.000 reales y 29 maravedíes y medio.
En peones de pedreros 2.228 reales y 17 maravedíes.
En hierro comprado para la verja y baranda del coro y otras cosas, 7.742 reales y 17 maravedíes.
En madera de pino y álamo blanco 1.982 reales y 8 maravedíes y medio.
En pintar la capilla mayor, verjas, púlpitos, cenefa de la iglesia y demás, 760 reales.
Lo que hacía un gasto total de 49.492 reales y 32 maravedíes y medio.

En esta rendición de cuentas del Obrero del año 1752, aparece un dato muy interesante referente a las capillas privadas. Al iniciarse la obra grande, el Obispo había ordenado al vicario que comunicara a sus patronos, ante el notario apostólico de Cabra, la obligación de repararlas y ponerlas "dezentes y en su defecto se ejecutase por esta fábrica, privándoles del uso de ellas y de sus bóvedas hasta tanto que satisfaziese cada individuo el costo y dezencia de su respetiva capilla".

Según seis certificaciones del Maestro Mayor Luis de Aguilar Arriaza, lo gastado por este motivo, en "quenta formal separada" era de
- En la capilla de los Enríquez, 328 reales y 22 maravedíes.
- En la capilla del Sagrario, "que llaman de los Cabreras", 882 reales y 25 maravedíes y medio.
- En "la de los Aguilares, de que es patrono don Martín de Arjona", 1.024 reales y 3 maravedíes.

Debido a esta obligación, la patrona de la capilla del Cristo del Perdón, doña Rosa Martínez de Leiva, viuda de Pablo Navarro Texeiro, había restaurado la capilla y había sustituido la imagen del Cristo mejicano por una nueva, que colocó junto a los dos Ladrones originales. Esta señora cedió sus derechos en favor de Esteban de Luque y Almoguera, por escritura otorgada el día 13 de octubre de 1753, ante el escribano Lucas Cantero y Hurtado. En dicha escritura se especifica que, con ocasión de la reforma de la iglesia parroquial y de las capillas, ella había costeado la renovación de la imagen del Cristo, a la que se habían colocado unas potencias nuevas de plata, velo y camilla nuevos.

Por el mismo motivo, se renueva la capilla de los Santos Cosme y Damián, a cuyo cargo estaba entonces don Francisco Ignacio Fernández de Córdoba y Valderrama, Caballero de Calatrava, Regidor perpetuo, Alférez Mayor, Familiar y Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Inquisición en Cabra que aprovecha la ocasión para encargar una preciosa fachada para su casa de la calle del Bachiller León, que corona con el escudo de su familia.

En cuanto a su capilla, se sustituye el primitivo retablo renacentista y se coloca uno moderno, de un estilo barroco tardío, que nos hace atribuir a Jerónimo Sánchez de Rueda, que trabajaba por esos años en Cabra, como hemos visto.

También se arregla una capilla más reciente, la de la Sagrada Familia, cuyo patronato desconocemos. Es curioso que se ponen en esta capilla un frontal de mármol gemelo a la de los Santos médicos y un retablo de similares características, lo que nos hace pensar en un mismo artista. Recientemente, se ha retirado el conjunto escultórico titular para colocar una imagen moderna de San Rodrigo Mártir.

En cuanto a la capilla de San Acisclo y Santa Victoria, los descendientes de los Aguilares Vega renunciaron a la misma, por lo que fue cedida a la cofradía de San José para celebrar sus cultos al titular y al Niño Perdido.

La última fase se inició el día 18 de septiembre de 1752 y finalizó el 23 de diciembre de ese mismo año. En ella se gastaron 12.524 reales y 8 maravedíes.
En total se habían hecho 23 columnas nuevas y basas y capiteles para todas. El resto de columnas resultó del aprovechamiento y bruñido de algunas antiguas.
Sobre estas columnas se construyeron arcos peraltados que sujetaban las nuevas bóvedas.

El coste total de toda la obra fue de 170.479 reales y 1 maravedí.

Acabada la obra, el día 23 de diciembre de 1752 se celebró una solemne procesión general para el traslado del Santísimo Sacramento desde la ermita de San Juan Bautista hasta la nueva iglesia de la Asunción. Ese día, entre otros festejos, se gastaron 60 reales "en cohetes y ruedas" que proporcionó Felipe Díaz Colodrero, maestro de cohetero de Cabra.

Como curiosidad diremos que entre los gastos de ese día se incluyeron los invertidos en los zapatos nuevos que llevaron ese día los acólitos y el agasajo que se dio al final de la procesión.

Más adelante, en el año 1756, se hizo un nuevo órgano, que hoy permanece. Según se deduce de los documentos consultados, el órgano anterior "estaba destrozado e ynposible de poder servir", por lo que el Obrero solicitó a don Francisco Javier Delgado, Canónigo Magistral de la catedral y Provisor del obispado, en sede vacante, autorización para mandar hacer uno nuevo.

Con fecha 13 de febrero de 1756 se autorizó a don José Furriel, maestro organero del Obispado, a presentar un presupuesto para ello, lo que tasó en 11.000 reales, "a excepción de la caja".

Aprobado por el Provisor, Furriel se obligó a su construcción mediante escritura otorgada en Cabra ante el escribano Juan de Heredia Sandoval de fecha 7 de abril.

Don José Furriel se obligaba a "hacer dicho órgano aumentándole diferentes rexistros y darlo fenecido hasta ponerlo en su correspondiente lugar".
Por otra parte, don Teodosio Sánchez Cañadas, vecino de Córdoba y maestro de tallista, se obligaba, ante el mismo escribano, a hacer la caja para colocar el órgano en el precio de 7.500 reales.

Ambos maestros cobraron aparte, los gastos de ida y vuelta y estancia en Cabra para "tomar medidas y hacer modelos". Sánchez Cañadas era sobrino de Teodosio y Jerónimo Sánchez de Rueda, máximos representantes del retablismo cordobés y yerno del pintor Acisclo Antonio Palomino. El costo final del órgano fue de 18.500 reales.

En el año 1771 se labraron tres nuevas campanas para el campanario, siendo obispo Don Francisco Garrido de la Vega, vicario don Nicolás de Castro y Burgos y obrero don Joaquín de Luque y Ariza. Según sus inscripciones, estaban dedicadas a la Concepción, a San Cristóbal y a San Joaquín.

Otro elemento importante de la iglesia, de este tiempo, fueron los dos canceles principales, labrados en el año 1772 por Nicolás Guiberri, maestro de carpintero, vecino de La Rambla, según diseño de don Alfonso Gómez, vecino de Córdoba, escultor y tallista de la catedral. También intervino en la ejecución de las puertas Gabriel de Borja, vecino de Córdoba. Terminadas en el año 1774, fueron tasadas el día 16 de mayo de 1774 por el escultor y tallista lucentino Pedro de Mena Gutiérrez, que propuso un aumento de 3.650 reales sobre el precio inicialmente acordado, en función de ciertas mejoras hechas para su consolidación, adorno y herrajes. Costaron en total 17.931 reales y 2 maravedíes, siendo vicario don Nicolás de Castro y Burgos. En tiempos de este vicario, el platero cordobés Damián de Castro hizo varios trabajos importantes de orfebrería para la iglesia de Cabra, por un valor cercano a los 50.000 reales.

La lámpara grande de plata, con un peso de 144 onzas y 9 adarmes y un costo de 31.865 reales, se terminó de labrar en el año 1787, tras varios años de interrupción de unos trabajos iniciados en 1773. Ahora era vicario don Marcos Fernández del Villar y Obrero de Fábrica don Pablo Mateos y Baena.
Se construyeron unas cajoneras grandes de nogal para la sacristía, para guardar los nuevos ornamentos que se habían adquirido.

más noticias

La Junta invierte más de 43.000 euros en la mejora de la seguridad de la carretera A-339

02.03.21 - CARRETERAS | Redacción / NdPJA

Iprodeco lanza una línea de ayudas, dotada con medio millón de euros, para que los ayuntamientos contraten titulados

02.03.21 - DIPUTACIÓN PROVINCIAL | Redacción / NdPDC

Hasta el 17 de marzo se podrán solicitar las subvenciones de Diputación a entidades locales para Medio Ambiente

02.03.21 - MEDIO AMBIENTE | Redacción / NdPDP

La Junta de Andalucía está trabajando en la mejora ambiental de "Picacho de Cabra"

02.03.21 - MEDIO AMBIENTE | Redacción / NdPJA

Cabra sale del cierre perimetral

19.02.21 - COVID-19 |

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream