Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 107º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

martes, 18 de junio de 2019 - 16:48 h

Carlitos Gardel como nunca...

Manuel Guerrero Cabrera

Un sitio para Jiménez de V...

Antonio Moreno Hurtado

Excelente concierto por la...

Rafael Nieto López

FOTO: Archivo Biblioteca Pública Juan Soca

14.04.19 POESÍA Especial SEMANA SANTA

¿Mundo lorquiano en Pedro Iglesias Caballero?: "Las cruces de los cordeles"

Antonio Suárez Cabello

La lectura del poema de Pedro Iglesias Caballero "Las cruces de los cordeles" (Blanco y Negro, abril 1936) me transporta, sorprendentemente, al mundo mágico que crea Federico García Lorca en su "Romancero gitano" (1928). Amor, sufrimiento, muerte... forman en Lorca un plano de realidad humana, junto a elementos de naturaleza cósmica que crean un escenario de contextura fabular y metafórica.

Pedro Iglesias Caballero escribe en 1915 en La Opinión de Cabra: "Todos los pueblos tienen especial predilección por una imagen. Casi todos optan por el Nazareno, que es la mayor creación de simbolismo para la Semana Santa". Salvador Guzmán Moral, igualmente en La Opinión de Cabra, señala: "El Nazareno ha sido a lo largo de la historia de la Semana Santa del Sur de Córdoba su gran protagonista. Los Nazarenos de la Subbética cordobesa se presentan con similares pautas iconográficas. La norma es procesionarlo vestido de morado con cordón o soga al cuello; llevan peluca postiza, incluso alguno la conserva sobre el pelo tallado; corona de espinas metálica de orfebrería; la mayoría portan cruces planas en el hombro izquierdo; y poseen o han tenido mecanismo de bendición, que siempre es añadido posterior a la hechura de la talla original".

Es ese "cordón o soga al cuello" que lleva el Nazareno el que da título a los versos de Iglesias Caballero. Los hilos del cordel que porta han sido trenzados, formando cruces, por un personaje muy lorquiano: la luna, vinculada a la muerte. Iglesias introduce al astro con una influyente luminosidad blanca que impregna el paisaje de olivos verdes. La soga será de oro en la tierra pero blanca en el cielo, lugar del astro lunar. Sigamos los acontecimientos pautados en el relato:

"Por aquel huerto de olivas,
de cruces de oliva blanca;
por aquel huerto de olivas,
a eso de la madrugada,
iba la luna, la luna
saltando de rama en rama".

Estamos, pues, en el huerto de Getsemaní (el huerto de los olivos), donde Jesús (en Iglesias el "divino viajero") se prepara en soledad para el sacrificio de su muerte (la cruz). La luna, personificada, aparece como una danzarina cuyo ritual presagia acontecimientos agoreros. Las olivas verdes son ahora olivas blancas. La actividad lunar se concretiza en los siguientes versos:

"Tejía finos cordeles
con hebras de plata, plata,
y párpados de azahares
de cruces de oliva blanca".

También, la flor "blanca" del azahar, con su olor primaveral, forma parte de esas hebras para la soga que ha de portar Jesús cuando sea apresado. El mismo poeta se pregunta, acaso como niño (Iglesias cuenta que vio el Nazareno en brazos de su padre por la calle Diego Avís y que sintió una gran opresión en el pecho), en una ambigua interrogación que convierte las madejas blancas en oro:

"¿Para qué quiere la luna
esas madejas doradas?"

La Luna ha descendido de los cielos para hacer un cordel que será el que después, como "sierpe", se enroscará sobre el divino viajero. En un plano de realidad, Pedro Iglesias Caballero identifica al destinatario donde se hace efectiva la misión lunar:

"Por la vereda el viajero
de rubia barba rizada;
de rubia barba; de rubia
cabeza de rubia llama,
entre los claros de olivas,
alza al azul la mirada...".

El Jesús de Pedro Iglesias siempre es de pelo rubio, constituyendo su cabello una aureola divina: "cabeza de rubia llama". La mirada en su soledad, en trance tan crucial, ha de dirigirse al cielo ("al azul"). A continuación, unos versos exclamatorios reflejan la visión angustiada de un niño en diálogo con su madre, que recuerda al de "Muerto de amor" lorquiano ("¿Qué es aquello que reluce por los altos correderos?"):

"¡Madre, qué enjambre de abejas
nos sube por la quebrada!
¡Ay, que se acerca, que viene
con miel de hiel en las alas!
¡Ay, que rodea al viajero!
¡Ay, que una abeja le clava,
con la dulzura de un beso,
el aguijón en la cara!".

El arresto de Jesús en el huerto de los olivos queda metafóricamente transformado en un "enjambre de abejas" (multitud, con malas intenciones), el beso de Judas ("el aguijón en la cara") y esos tres "Ay", como gritos de desesperación angustiada de carácter espacial. El precio de la delación (treinta monedas de plata) es descrito en estos cuatro versos con connotaciones de caballos lorquianos:

"La noche de las olivas,
la noche martirizada,
siente romperse una estrella
en treinta cascos de plata...".

El gentío ha rodeado a Jesús y le colocan una soga al cuello:

"Alrededor del viajero
zumba un torrente de alas.
En forma de cruz, le echan
una soga a la garganta;
con una soga, las manos
en forma de cruz atadas
-esparto, cáñamo, lino-,
cruzan sus hombros, su espalda;
cruces de rojos cordeles;
cruces de cruces cruzadas;
todas sus carnes de cruces
de soga crucificadas...".

El poeta, en una relevante isotopía fonética, retrata la detención de Cristo: "cruzan sus hombros, su espalda; / cruces de rojos cordeles; / cruces de cruces cruzadas; / todas sus carnes de cruces / de soga crucificadas"... Vemos como la sangre de Jesucristo, producida en ese prendimiento, o augurada, ha convertido el cáñamo en "rojos cordeles". La luna, ante tan triste dramatismo no puede por menos que secarse la lágrima que recorre su mejilla:

"La luna de verde oliva,
la luna desde la rama,
con su delantal de nardo
se enjuga, al verlo, una lágrima".

La luna se seca la lágrima con una prenda laboriosa de mujer: el delantal, que por supuesto ha de ser blanco, ya que viste de verde oliva en esos momentos metamorfoseados. Una prenda protectora externa usada para hacer la trenza en su peculiar telar. Vemos al viajero descender por un camino entre olivos ("por el olivar venía", declama García Lorca en uno de sus romances):

"Por la veredita verde,
por la veredita baja,
todas sus carnes de cruces
de soga crucificadas...".

La luna, conmovida, sustituye, de forma mágica, la soga que ha ido tejiendo con hebras de plata por la soga ensangrentada:

"Pero la luna las muda,
pero la luna las cambia,
enternecida, por hilos
de cruces de oliva blanca".

La noche, ya en su ocaso, se ha hecho cómplice de la luna para seguir tejiendo cordeles de oliva blanca, incluso en el alba:

"Entre "olivetes" de encajes,
ángel de trigueñas alas
la noche, va con la luna
tejiendo en la madrugada
entrecruzados cordeles
de cruces de oliva blanca...".

Finaliza su poema, Pedro Iglesias, afirmando que aquel cordel es hoy un cordel bendito de hilos de oro, santificado, con las cruces de oliva blanca que metafóricamente ha ido fabricando la luna, que no es otro que el cordel de oro que cada primavera lleva el Nazareno de Cabra:

"De entonces quedó la soga
-trenza en el telar, peinada;
hebra de oro, en la tierra;
sierpe, en el cuello enroscada-,
bendita... con bendiciones
de cruz de oliva blanca".

No hemos podido evitar en la lectura del poema de Pedro Iglesias el magnetismo lorquiano, con el que siempre estamos dispuestos a hechizarnos.

más noticias

Visitas al archivo histórico de la Fundación Aguilar y Eslava con motivo del día internacional de los Archivos

16.06.19 - DÍA DE LOS ARCHIVOS | Redacción

Muy buen concierto sinfónico coral en el Auditorio de Lucena, el 7 de junio de 2019

11.06.19 - LA OPINIÓN MUSICAL | Rafael Nieto López

VII ciclo de piano en el Conservatorio Elemental de Música "Isaac Albéniz" de Cabra, mayo-junio 2019

05.06.19 - LA OPINIÓN MUSICAL | Rafael Nieto López

IV certamen de pintura rápida en acuarela Ciudad de Cabra

04.06.19 - ACUARELA | Redacción

Conferencia "Del magnetismo a la electricidad"

03.06.19 - DÍA DE LOS MUSEOS | Redacción

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream